En general, las medidas de protección que se han de llevar a cabo ante una crisis volcánica son:

Antes de una erupción

  • Conocer el territorio y los peligros volcánicos a los que se está expuesto.
  • Conocer el plan de emergencia establecido por las autoridades, especialmente los rutas de evacuación y los puntos de reunión convenidos.
  • Tener un plan de emergencia familiar.
  • Tener preparados los siguientes objetos: botiquín de primeros auxilios, linterna, radios a pilas, pilas, extintor, listado con teléfonos de emergencia.
  • Estar atento al nivel declarado de la actividad volcánica (semáforo verde, amarillo o rojo).

Durante una erupción

  • No se deje llevar por el pánico y manténgase atento a las instrucciones que dicten las autoridades a través de la radio y la televisión.
  • No utilice el teléfono.
  • Aunque la erupción se desarrolle tranquilamente, no se acerque al volcán. El viento puede arrastrar escorias calientes y existe la posibilidad de que se arrojen súbitamente productos sólidos.
  • Evite las hondonadas, donde pueden acumularse gases nocivos, incluso después de finalizada la erupción.
  • Si es sorprendido por una nube de gases, protéjase con una tela humedecida en agua o, mejor, en una débil solución de amoníaco o vinagre.
  • Respete las normas de prohibición de acceso a los sectores declarados peligrosos.
  • Utilice las vías de comunicación fijadas por las autoridades.
  • No preste atención a rumores alarmistas ni los difunda.
  • Si las autoridades deciden establecer la evacuación, prepare rápidamente el equipaje familiar, que puede consistir en ropa de abrigo, documentación y medicamentos personales, alimentos no perecederos para tres días, una radio de transistores y una linterna, limitando el equipaje a lo que pueda transportar a mano cada persona con facilidad de movimientos. Esté atento a las instrucciones, prestando especial atención al lugar de concentración y hora.
  • Si procede a la evacuación en coche, recuerde: las cenizas pueden tornar resbaladizas las carreteras, aún cuando no se bloqueen. Evite las rutas que discurren por los valles ya que podrían constituir un camino para la lava.
  • Mientras permanezca en zonas próximas al volcán protéjase con los cascos duros del tipo utilizado por los trabajadores de la construcción, motociclistas o jinetes.
  • En zonas más alejadas, deberá protegerse de los efectos de las cenizas y de cualquier lluvia que le acompañe. Use gafas protectoras (gafas de esquiador o una mascarilla respiratoria que cubra los ojos, NO gafas de sol). Use un paño mojado que cubra la nariz y la boca, o máscaras industriales antipolvo si dispone de ellas. Al legar al refugio, quítese la ropa, lave completamente la piel que ha estado expuesta y los ojos con agua limpia.