Se considera ola de frío un enfriamiento importante del aire o una invasión de aire muy frío sobre una zona extensa. Las temperaturas alcanzadas durante una ola de frío se sitúan dentro de los valores mínimos extremos.

Se entiende por temperatura mínima extrema el valor más bajo alcanzado en un período de tiempo determinado.

La helada consiste en una congelación directa de la humedad del suelo. No es un fenómeno estrictamente meteorológico porque no se forma en la atmósfera, pero está directamente relacionado con la temperatura que será determinante.

Se han definido unos umbrales en función de las características climatológicas de las diferentes zonas de nuestro país, siguiendo criterios climatológicos cercanos al concepto de “poco o muy poco frecuente” y de su adversidad.

En función de los umbrales definidos se han establecido 4 niveles de aviso (verde, amarillo, naranja y rojo), dependiendo de si el fenómeno puede suponer una amenaza para la población.

Dadas las características de este fenómeno, el Plan Nacional de Predicción y Vigilancia de Fenómenos Meteorológicos Adversos establece que se elaborarán Boletines de Aviso "especiales”.

En el mapa aparecen los umbrales de temperatura mínima y niveles de aviso definidos por la AEMET.

Tabla de umbrales y niveles de aviso, por Comunidades Autónomas, de diversas variables meteorológicas del Plan Nacional de Predicción y Vigilancia de fenómenos meteorológicos adversos de la AEMET.

Ver documento

La situación actual de los Avisos de Fenómenos Meteorológicos Adversos por temperaturas mínimas se puede consultar en:

logo aemet logo meteoalarm

Manténgase informado de la situación de las carreteras en:

logo dgt

 

Consultas y sugerencias: riesgosnaturales@procivil.mir.es