Notice: Undefined index: previo in C:\Apache24\htdocs\revistadigital\revistaNoticia.php on line 14
Revista Digital, Reducción del Riesgo de Desastres. Dirección General de Protección Civil y Emergencias
FotoCabecera. Ministerio del interior. Dirección General de Protección Civil y Emergencias
Nº 10  · Julio-diciembre 2018
Revista digital
Reducción del riesgo de desastres
    Comisión Técnica del Comité Español
de la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres
LAS INUNDACIONES DEL EBRO (FEBRERO-MARZO 2015) icono ver más volver 

Autores: Ariane Álvarez, Gregorio Pascual, Gema Yáñez. Dirección General de Protección Civil y Emergencias. España.

 

Desde los últimos días de enero y durante el mes de febrero, sucesivos temporales de lluvia, acompañados de nieve y en alguna ocasión de vientos, afectaron gran parte del territorio nacional, siendo especialmente intensos en la mitad norte de la Península.

Las precipitaciones registradas en enero se produjeron, en su casi totalidad, en los últimos tres días del mes y en amplias áreas de la vertiente cantábrica superaron el doble de los valores medios mensuales. Entre los días 29 y 31, las precipitaciones intensas y persistentes, en la franja norte peninsular y en áreas del Sistema Central, fueron inicialmente en forma de lluvia hasta cotas muy altas, bajando posteriormente la cota de nieve de forma progresiva. Las cantidades acumuladas llegaron a superar los 200 mm en diversas zonas del interior de Cantabria, País Vasco y norte de Navarra.

El mes de febrero resultó extremadamente húmedo en Cantabria, País Vasco, centro y norte de Navarra y norte de la provincia de Burgos.

Comparando con los valores medios de febrero, se aprecia que las cantidades acumuladas en este mes superaron el 200% en toda la franja que se extiende sobre el norte peninsular, desde Asturias al norte de la provincia de Zaragoza, llegando a alcanzar valores por encima del 300% de la media en gran parte del País Vasco y en áreas de Cantabria, La Rioja y Navarra.

A lo largo del mes de febrero se registraron sucesivos y continuados episodios de precipitaciones con desbordamientos de cauces, inundaciones del terreno y alteraciones en el normal desarrollo de los servicios básicos en algunas localidades. Sin embargo, el más importante por su extensión, intensidad y gravedad de los daños fue el iniciado el día 23 de febrero en el País Vasco, norte de Navarra, Cantabria y norte de Aragón. Este episodio no se consideró finalizado hasta el 10 de marzo, aunque las lluvias remitieron el 6 de marzo.

 


 
 
 
Estado de la reserva hidráulica en los embalses de uso consuntivo de la cuenca del Ebro a 02/03/2015.

SITUACIÓN HIDROLÓGICA

as consecuencias hidrológicas de las precipitaciones registradas desde finales de enero, en gran parte del País Vasco y en algunas áreas de Cantabria, La Rioja y Navarra, fueron las siguientes:

  • Alto porcentaje de saturación del suelo;
  • incremento significativo en los caudales de algunos de los ríos principales;
  • aumento del volumen de agua en los embalses de la cuenca del Ebro, la mayoría situados en la margen izquierda, próximos o por encima del 90% de su capacidad;
  • Intensificación de los deshielos de la nieve acumulada en los sistemas montañosos del norte peninsular que contribuyó al aumento de los caudales en las cabeceras de los ríos. 

Este año solo hemos podido disponer de información nivológica de la cuenca del Ebro, dado que el programa ERHIN (Evaluación de los Recursos Hídricos Procedentes de la Innivación) que daba información para el resto de España, no se ha desarrollado por problemas presupuestarios, por lo que no se ha podido cuantificar el aporte de los deshielos en el resto de las cuencas. En el caso del Ebro, la situación de la nieve acumulada ha sido especialmente preocupante en las siguientes zonas: Cuenca alta hasta el embalse del Ebro, Cuenca del Nela, Irati hasta Itoiz, Salazar hasta Aspurz y Aragón hasta el Embalse de Yesa. En el gráfico 1 se presenta un extracto del boletín de control nival en la cuenca del Ebro correspondiente al 2 de marzo.

Situación a 2 de marzo de la reserva de nieve en la cuenca del Ebro, elaborado por la CHE. Modelo ASTER.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tras un primer episodio que se inició el 31 de enero hasta el 6 de febrero con una primera fase de deshielo que ocasionó importantes aumentos de los caudales de varios afluentes de la margen izquierda del Ebro, las intensas lluvias registradas entre los días 23 y 25 de febrero acompañadas del deshielo por el aumento de las temperaturas, generó un segundo episodio de avenidas en la última semana de febrero y primera de marzo.

Las demarcaciones hidrográficas del Ebro, Cantábrico y Duero fueron las más afectadas por los aumentos de caudales. En todas ellas, los embalses (Yesa, Itoiz, Urrunaga, Ebro,…) tuvieron que realizar una laminación importante obteniendo una reducción en  los caudales de salida.

El día 26 de febrero la situación hidrológica en la demarcación hidrográfica del Ebro estaba siendo crítica, tanto en el eje del Ebro como en sus principales afluentes de la margen izquierda. La tendencia en todos ellos era ascendente, tal y como se reflejaba en las estaciones de aforo de: Ebro-Miranda, Ebro-Zaragoza, Ebro-Logroño, Ebro-Mendavia, Ega-Andosilla, Irati-Liédena, Arga-Funes, Ebro-Castejón, Ebro-Ascó.

 

Situación de los aforos de la cuenca hidrográfica del Ebro los días 26 y 27 de febrero y 2 y 6 de marzo. (Fuente: SAIH Ebro).
 
 
Hidrogramas de las estaciones de aforo de los ríos Irati, Ebro en Zaragoza y Arga durante el mes de febrero (Fuente: SAIH Ebro).

 

En la cuenca del Cantábrico la situación más crítica se situaba en su parte oriental, concretamente en las cuencas del Nervión, Bidasoa, Oria y Urumea, que ocasionaron inundaciones en algunas localidades de Guipúzcoa los días 24 y 25 de febrero. Los hidrogramas que se presentan a continuación corresponden a la situación del día 26 de febrero en las estaciones de aforo de los ríos Arratia (Vizcaya) y del Urumea (Guipúzcoa) donde los niveles se mantenían en alerta o prealerta aunque la situación había mejorado respecto a los días anteriores.

Situación del día 26 en las Subcuencas del Urumea, Oria y Bidasoa. (Fuente: SAIH Cantábrico).
 

La cuenca del Duero presentó varias situaciones de crecidas, donde los niveles de algunos ríos alcanzaron la situación de alarma o alerta con la consiguiente situación de vigilancia de los caudales por parte del servicio SAIH-ROEA de la Confederación Hidrográfica del Duero. Los hidrogramas que se muestran a continuación son un ejemplo de los episodios de avenidas de mediados de febrero y principios de marzo en varias subcuencas, en las que los niveles del río estaban por encima de la referencia de alarma, según los datos facilitados por la confederación hidrográfica.

 

Ubicación e hidrogramas mostrando las situaciones de alerta de las cuencas del Arlanza (16 febrero) y Órbigo (2 marzo). (Fuente SAIH-ROEA Duero).
 

En cuanto a la cuenca del País Vasco, las estaciones que gestiona la Diputación de Bizkaia mostraban niveles medios en la mayor parte de los ríos. Varias estaciones como la de Mungia, La Merced y otras dos estaciones en el término municipal de Bilbao, estaban próximas al nivel de desbordamiento. La estación más occidental se encontraba saturada, ya que las mediciones correspondían a la balsa de Argañeda que estaba desbordada.

Situación de las estaciones de la red de la Diputación de Vizcaya y evolución de los niveles de la estación de Munguia. (Fuente: Web de la Diputación Foral de Bizkaia).
 
 

SITUACIÓN SOBRE DAÑOS

  • Episodio 1 de febrero

Zaragoza:

Cuando pasó la cresta de la riada por la ciudad de Zaragoza provocó la inundación de los parques cercanos a la orilla y de numerosos garajes comunitarios de los barrios de La Almozara, Vadorrey y Las Fuentes. En el barrio de Monzolbarba, 20 personas tuvieron que ser evacuadas de forma preventiva al romperse una mota de protección. Los cultivos de los pueblos más cercanos a Zaragoza resultaron gravemente afectados.

En el casco urbano de la capital no se produjeron afecciones más allá de las habituales en caso de crecidas.

Navarra:

Los desbordamientos por inundaciones causaron daños en garajes (Funes), en instalaciones industriales (Lodosa), en Marcilla (Ebro) y en Milagro (Ebro): En algunas localidades también hubo cortes en el suministro eléctrico y en el servicio de telefonía móvil.

La alerta hidrometeorológica dio paso a la alerta por nieve con numerosos cortes e interrupciones de tráfico rodado.

Burgos

Se produjeron inundaciones de bajos y garajes en Miranda de Ebro.

Situaciones de Alerta Declaradas:

Cataluña,  País Vasco, Navarra, Aragón, Castilla y León y Illes Balears activaron sus planes de emergencia por inundaciones en la fase de ALERTA en Cataluña, País Vasco y Castilla y León y en fase de EMERGENCIA y PREEMERGENCIA en Navarra y Aragón. En las Illes Balears se activo el Nivel 0 del Plan Especial por Fenómenos Meteorológicos Adversos.

  • Episodio del 26 de febrero

Navarra:

Se registró el fallecimiento de una persona al caer accidentalmente al río Arakil y se  rescató un conductor en una zona inundada del término de Pastoriza en Sangüesa.

Con carácter preventivo, el colegio público de Larraintzar finalizó sus clases con antelación al horario previsto, ante la posibilidad de que el acceso a las instalaciones quedara inutilizado.

En Guenduláin tuvieron que intervenir los bomberos para trasladar a un paciente ya que la crecida del río impedía el paso de la ambulancia, y en Alsasua cayó un árbol sobre un almacén en la calle Geltoki, sin causar heridos, aunque resultó afectado el tejado de la nave.

En la red principal de carreteras, hubo cortes  por inundación en el punto kilométrico 75 de la N-113 (Pamplona-Madrid), a la altura de Castejón; y en el punto kilométrico 0,2 de la NA-30 (Ronda de Pamplona), en el acceso a Landaben. Los cortes se debieron fundamentalmente a la existencia de balsas de agua. Así mismo, también se encontraron balsas  y desbordamientos puntuales en Baztán (Arraiotz) y en el Ega (Allín).

El Gobierno de Navarra activó el nivel 1 del Plan de Emergencia por Inundaciones, por posibles repuntes del nivel de los ríos como consecuencia de la persistencia de las lluvias en la mitad norte, y ante la previsión de más desbordamientos en la Zona Media y la Ribera. Se mantuvieron activados todos los recursos de emergencia.

Guipúzcoa:

Se inundaron muchas zonas en la cuenca baja del Urumea. Un campamento de chabolas en Astigarraga fue evacuado.

En Hernani y Astigarraga se inundaron los campos de cultivo por desbordamiento del río Urumea y las estaciones de aforo de Ergobia y Ereñozu estuvieron en situación de alerta.

Zaragoza:

Alcalá de Ebro, Boquiñeni, Novillas, Gelsa, Pina de Ebro, Pradilla de Ebro y Zaragoza fueron las localidades que sufrieron algún tipo de daño.

Se tuvo que evacuar la residencia de la Tercera edad de Monzalbarba, barrio del municipio de Zaragoza, y 83 personas fueron trasladadas a centros públicos.

También se produjeron evacuaciones, rescates y realojos en las poblaciones de Boquiñeni, Pradilla y la urbanización “Los Huertos” en Alfajarín.

Otros daños fueron: Carreteras cortadas, daños en viviendas unifamiliares y edificios de viviendas, daños en instalaciones industriales y agropecuarias, daños en infraestructuras y construcciones.

El 26 de febrero, a solicitud del Gobierno de Aragón, se activó la intervención de la UME con 115 militares, 43 vehículos y 2 helicópteros, para apoyar en las tareas de contención, achique y evacuación, además de apoyar en tareas de reconocimiento aéreo de las inundaciones del río Ebro en las localidades de Novillas, Pradilla, Boquiñeni, Alcalá de Ebro y otras localidades de la provincia de Zaragoza.

La UME instaló un puente portátil, de forma provisional, para permitir la comunicación por carretera entre las localidades de Boquiñeni y Luceni, al tener que romper la carretera para desaguar.

El día 4 de marzo fue desmovilizada.

Situaciones de Alerta Declaradas

Aragón: Se activó el Plan Territorial de Protección Civil de la Comunidad Autónoma en fase de Alerta por lluvias, inundaciones, nevadas, aludes y viento. Activado en Nivel 2 el Plan de Emergencias de Inundaciones de la Comunidad Autónoma.

Navarra: Se activó el Plan Especial de Inundaciones en nivel de Alerta 1, ante las crecidas de los principales ríos especialmente las cuencas del Arga, Ega, Bidasoa y Ebro.

País Vasco: Se activó el Plan Especial de Emergencia ante Inundaciones en su situación 1.

Castilla y León: Se activó el Plan de Especial de Emergencia ante inundaciones en situación 1 de ante posibles crecidas del Ebro y sus afluentes en el norte de la provincia.

Cataluña: Situación de Alerta del Plan de Protección Civil NEUCAT por Nevadas. Situación de Alerta del Plan de Protección Civil ALLAUCAT por riesgo de Aludes. Situación de Prealerta del Plan de Protección Civil PROCICAT por vientos. Situación de Prealerta del Plan de Protección Civil INUNCAT por incremento del caudal del río Ebro.

Desde la Dirección General de Protección Civil y Emergencias se realizó, durante el tiempo que duraron ambos episodios, el seguimiento continuo de la situación hidrometeorológica y de las acciones de todas las Administraciones involucradas, apoyando las actuaciones de las comunidades autónomas afectadas, gestionando y tramitando las peticiones de ayuda.

A petición de la Demarcación Hidrográfica del Ebro y de SOS Aragón se activó el Programa Copernicus de la Unión Europea para ambos episodios. Este programa  proporciona cartográfica útil para emergencias a partir de imágenes de satélite. A continuación se muestran algunos ejemplos de los más de 18 mapas obtenidos por interpretación de imágenes radar de los satélites RADARSAT2 y SENTINEL1.

 

Ejemplo de Imágenes proporcionadas por COPERNICUS de los dos episodios: a la izquierda primeros de febrero y a la derecha primeros de marzo.
 

Además, se emitieron dos notas de prensa para información a la población que fueron recogidas por los medios de comunicación nacionales, y que se pueden consultar en la página web de la DGPCE.

  • Declaración de ZONA AFECTADA GRAVEMENTE POR UNA EMERGENCIA

Debido a los graves daños  ocurridos en los episodios de lluvias intensas, viento y nieve del primer trimestre, aunque con más relevancia en el episodio de febrero-marzo, se publica en el Boletín Oficial de Estado, con fecha 7 de marzo de 2015, el Real Decreto-ley 2/2015, de 6 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes para reparar los daños causados por las inundaciones y otros efectos de los temporales de lluvia, nieve y viento acaecidos en los meses de enero, febrero y marzo de 2015:

http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2015-2435

 

EVOLUCIÓN HIDROLÓGICA HACIA LA ESTABILIDAD EN LA CUENCA DEL EBRO

El episodio de precipitaciones concluyó el día 6 de marzo pero las consecuencias hidrológicas aún se hicieron notar hasta el día 10. Aunque la punta de la crecida se registró en Zaragoza el día 2 de marzo y la situación aguas arriba se iba estabilizando, los caudales del Ebro aguas abajo de Zaragoza seguían siendo altos. La Confederación Hidrográfica del Ebro consiguió que los caudales fueran normalizándose con las laminaciones de los caudales de entrada en los embalses de Mequinenza, Ribarroja y Flix.

Hasta la llegada de la punta de avenida a Mequinenza, el sistema que forman los embalses de Mequinenza-Ribarroja-Flix mantuvo vertidos constantes de 1.550 m³/s, aunque durante la mañana del día 4 de marzo los vertidos de Flix se fueron incrementado hasta los 1.800 m³/s para absorber el caudal punta de entrada de 2.500 m³/s que fue poco a poco reduciéndose. Así, en la tarde del día 5 el caudal de entrada al embalse era igual al de salida, mostrando una tendencia a estabilizarse. Estos niveles de desembalse se mantuvieron hasta primeras horas de la tarde del lunes 9 de marzo cuando se redujo a 1.650 m³/s, mientras que el entrante estaba en 1.400 m³/s. El día 11, el caudal de entrada (900 m³/s) al embalse de Mequinenza era inferior al caudal vertido (1.400 m³/s ).

Con estos desembalses del sistema Mequinenza-Ribarroja-Flix se evitaron afecciones mayores en el tramo bajo del Ebro, aunque las estaciones de aforo de Ascó y Tortosa se mantuvieron en situación de alerta durante varios días.  

En los siguientes gráficos se puede observar como la estación de aforo de Tortosa presentaba unos niveles muy altos, superando durante unos días el umbral de de los 5 m, considerado como Alerta en este punto, y alcanzando los 5,5 m a partir del día 4 de marzo y hasta el día 10, cuando empezaron a bajar de forma muy pronunciada.

Así mismo, en el embalse de Ribarroja se observa un aumento de las aportaciones a partir del día 4 hasta el 10 de marzo, con bajadas puntuales debidas a los desembalses.

Ya el día 10 el embalse se encontraba en una situación de normalidad aunque con un volumen embalsado del 95%.

 

icono ver más volver 
www.proteccióncivil.orgRevista digital. Reducción de riesgo de desastresrevista@procivil.mir.es
©2014 Dirección General de Protección Civil y Emergencias - Quintiliano, 21 - 28002 Madrid - España
Ministerio del Interior