Imagen del centro de control

La Red de Alerta a la Radiactividad (RAR) es un elemento básico de las redes de alerta del Sistema Nacional de Protección Civil. Su objetivo es la medida constante de los niveles de radiación Gamma en todo el territorio nacional, el seguimiento de sus tendencias, y la detección inmediata de niveles anormales que requieran la activación de posibles medidas de los planes de emergencia definidos para el riesgo nuclear y radiológico. La red es gestionada, operada y mantenida por la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior.

Tras la fase de diseño, que incluyó el análisis de los requisitos a cumplir y las capacidades de otras redes similares desplegadas en otros países europeos, el despliegue inicial de esta red se realizó en el periodo 1991-1996. Desde entonces se han venido realizando, como parte del mantenimiento evolutivo de la red, actualizaciones de los distintos elementos que la componen: sensores Geiger-Müller para la medida de la radiación gamma, unidades de control para la recogida y proceso de los datos, líneas de comunicaciones para su transmisión al centro nacional de control e infraestructura informática, ubicado en el Centro Nacional de Emergencias (CENEM) de la DGPCE, para el almacenamiento y gestión de la información.

La red contiene más de 900 puntos de detección (sensor más unidad de control) repartidos por la Península y los dos Archipiélagos, con el nodo central situado en la sede de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias. Además existen diez nodos regionales y siete nodos asociados que permiten un acceso alternativo a la red, con capacidades de gestión más limitadas.

 

Niveles de radiación

[+]Mostrar Mapa de

  • 0-0.100 µSv/h
  • 0.101-0.200 µSv/h
  • 0.201-0.300 µSv/h
  • 0.301-0.500 µSv/h
  • 0.501-2.0 µSv/h
  • >2.0µSv/h
  • Central nuclear
 

La radiactividad ambiental es debida principalmente a la radiactividad natural, lo que se denomina fondo radiactivo natural, conjunto de radiaciones ionizantes que existen en el medio ambiente de forma natural y que provienen de fuentes cósmicas o radiactivas terrestres y, en menor grado, a  la radiactividad derivada de la operación de las instalaciones nucleares y radiactivas, que tiene autorizados vertidos controlados.

Debido a la mayor contribución del fondo radiactivo natural, los valores de tasa de radiación gamma ambiental que proporciona cada estación de la RAR varían en función del área geográfica y experimentan muy poca variación a lo largo del tiempo.

Un incremento de la tasa de dosis ambiental gamma podría ser indicativo, entre otras causas,  de un funcionamiento anómalo de las instalaciones nucleares o radiactivas, que podría hacer necesaria la activación de los planes de protección civil.