Desde 1989 ONU viene estableciendo unos marcos de acción a nivel internacional enfocados a la reducción del riesgo de desastre.

El primero fue el Marco Internacional de Acción del Decenio Internacional para la Reducción de Desastres Naturales, de 1989.

A continuación se estableció la Estrategia de Yokohama para un mundo más seguro: directrices para la prevención de los desastres naturales, la preparación para casos de desastre y la mitigación de sus efectos, y su Plan de Acción, de 1994.
Siguió la Estrategia Internacional para la Reducción de los Desastres (Eird/Isdr), de 1999, y en 2005 los 168 países integrantes de ONU suscribieron el MARCO DE ACCION DE HYOGO PARA 2005-2015: aumento de la resiliencia de las naciones y las comunidades ante los desastres.

En el año 2015, en la Conferencia de las Naciones Unidas celebrada en Sendai, Japón, se acordó el nuevo marco de acción para los quince años siguientes:

El Marco de Sendai para la Reduccción del Riesgo de desastres 2015-2030

 

El Marco de Sendai, es el instrumento sucesor del Marco de Acción de Hyogo, y garantiza la continuidad del trabajo realizado en relación con este; focalizándose en la gestión del riesgo de desastres, en vez de en la gestión de los desastres, pretende lograr el siguiente resultado en los próximos 15 años:

 

"La reducción sustancial del riesgo de desastres y de las pérdidas ocasionadas por los desastres, tanto en vidas, medios de subsistencia y salud como en bienes económicos, físicos, sociales, culturales y ambientales de las personas, las empresas, las comunidades y los países".

 

Para lograr tal resultado establece un objetivo centrado en evitar nuevos riesgos, reducir el riesgo existente y reforzar la resiliencia:

“prevenir la aparición de nuevos riesgos de desastre y reducir los existentes mediante medidas integradas e inclusivas de naturaleza social, económica, jurídica, cultural, educacional, política, ambiental e institucional que prevengan y reduzcan el riesgo y la vulnerabilidad a los desastres, aumenten la preparación para la respuesta y recuperación y refuercen la resiliencia”.

Para apoyar la evaluación de los avances mundiales en el logro del resultado y del objetivo se han acordado 7 metas mundiales, que se medirán a nivel mundial y se complementaran con el trabajo destinado a preparar los indicadores pertinentes.  Las metas e indicadores nacionales también contribuirán a lograr el  resultado y el objetivo del preste marco.

 

Metas

 

Las siete metas mundiales son las siguientes:

  1. Reducir considerablemente la mortalidad mundial causada por desastres para 2030, y lograr reducir la tasa media de mortalidad mundial por cada 100.000 personas en el decenio 2020-2030 respecto del período 2005-2015
  2. Reducir considerablemente el número de personas afectadas a nivel mundial para 2030, y lograr reducir el promedio mundial por cada 100.000 personas en el decenio 2020-2030 respecto del período 2005-201510
  3. Reducir las pérdidas económicas causadas directamente por los desastres en relación con el producto interno bruto (PIB) mundial para 2030
  4. Reducir considerablemente los daños causados por los desastres en las infraestructuras vitales y la interrupción de los servicios básicos, como las instalaciones de salud y educativas, incluso desarrollando su resiliencia para 2030
  5. Incrementar considerablemente el número de países que cuentan con estrategias de reducción del riesgo de desastres a nivel nacional y local para 2020
  6. Mejorar considerablemente la cooperación internacional para los países en desarrollo mediante un apoyo adecuado y sostenible que complemente las medidas adoptadas a nivel nacional para la aplicación del presente Marco para 2030
  7. Incrementar considerablemente la disponibilidad de los sistemas de alerta temprana sobre amenazas múltiples y de la información y las evaluaciones sobre el riesgo de desastres trasmitidos a las personas, y el acceso a ellos, para 2030