abajo arriba
 VADEMECUM  REMER
 Nociones generales de primeros auxilios

El contenido de este capítulo sobre "nociones generales de primeros auxilios" tiene carácter meramente informativo.

Anatomía básica
       Anatomía
       Sistema digestivo
       Sistema nervioso
       Sistema respiratorio
       Sistema osteoarticular
       Sistema muscular
       Sistema circulatorio

Nociones generales sobre primeros auxilios
Principios generales del socorrismo
Primeros auxilios
       Examen de la persona accidentada
       Signos vitales
       Asfixia
       Métodos de respiración artificial
       Lesiones producidas por el calor, frio, electricidad y sustancias químicas
       Envenenamientos. Intoxicaciones:
               Detergentes:

Detergentes lavavajillas a mano, convencionales
Detergentes lavavajillas a mano, concentrados
Detergentes convencionales en polvo para máquinas lavavajillas
Detergentes convencionales líquidos para máquinas lavavajillas
Detergentes concentrados en polvo para máquinas lavavajillas
Abrillantadores para máquinas lavavajillas
Detergentes líquidos de alta espuma para lavado de ropa normal y prendas delicadas
Detergentes en polvo de baja espuma para ropa de color
Productos para el prelavado de ropa
Anticalcareos para lavado de ropa
Blanqueantes líquidos liberadores de oxígeno
Blanqueantes en polvo liberadores de oxígeno
Suavizantes convencionales para ropa
Suavizantes concentrados de ropa
               Limpiadores y productos de mantenimiento: Limpiadores no concentrados de uso general
Limpiadores concentrados de uso general
Limpiacristales y multiusos
Limpiadores en bloques con compuestos de cloro activo para sanitarios
Limpiadores líquidos con compuestos de cloro activo
Limpiadores en polvo con compuestos de cloro activo
Limpiadores en bloque para sanitarios basados en tensioactivos
Limpiadores líquidos para sanitarios basados en ácidos orgánicos
Limpiadores líquidos para sanitarios basados en ácidos inorgánicos
Limpiadores líquidos para sanitarios basados en catiónicos
Limpiadores en polvo para sanitarios
Limpiadores abrillantadores líquidos de muebles en emulsión (incluyendo aerosoles)
Limpiadores abrillantadores líquidos de muebles en solución (incluyendo aerosoles)
Abrillantadores de muebles. Cera en pasta
Abrillantadores de suelos de madera (pulimento autobrillante en base agua)
Abrillantadores para suelo duro
Cristalizadores de suelos duros
Limpiadores quitamanchas para tejidos (incluyendo aerosoles)
Aprestos o almidones líquidos para tejidos (incluyendo aerosoles)
Limpiadores y acondicionadores para alfombras y tapicerías (incluyendo aerosoles)
Limpiacalzados en pasta (latas)
Limpiacalzados en tubo
Limpiacalzados líquidos autobrillantes
Limpiadores de hornos en aerosol
Limpiadores para vitrocerámicas
Limpiadores para horno microondas
Limpiametales de base acuosa
Limpiaplata por fricción
Limpiaplata por inmersión
Limpiametales en base solvente
Limpiametales para acero inoxidable en base solvente
Limpiametales para acero inoxidable en base ácida
Limpiametales para acero inoxidable en base alcohólica
Quitagrasas basados en álcalis fuertes cáusticos
Quitagrasas que no incluyen en su fórmula álcalis fuertes cáusticos
Limpiadores anticalcáreos basados en ácidos orgánicos
Limpiadores anticalcáreos basados en ácidos inorgánicos
Desatascadores en polvo
Desatascadores líquidos
Ambientadores en aerosol
Ambientadores líquidos pulverizables
Ambientadores líquidos concentrados
              Insecticidas: Insecticidas en aerosol para voladores y productos de hogar y plantas
Insecticidas en pastillas para dispositivo eléctrico para insectos voladores
Insecticidas líquidos para dispositivo eléctrico para insectos voladores
Insecticidas en espirales para voladores
Insecticidas de base acuosa en aerosol para cucarachas y hormigas (incluye espumas)
Insecticidas de base solvente para cucarachas y hormigas en aerosol
Insecticidas en forma de cebos o trampas para cucarachas y hormigas
Insecticidas en polvo para cucarachas y hormigas
Antipolillas en pastillas o bolas
Antipolillas en soporte impregnado
Antipolillas líquidos
              Rodenticidas: Rodenticidas para ratas y ratones
Rodenticidas para ratones exclusivamente
              Lejía
              Amoníaco
              Estropajos jabonosos
       Heridas y contusiones
       Hemorragias
       Traumatismo de la columna vertebral
       Fracturas
       Partos y abortos
       Naufragos

Normas resumen de Primeros auxilios


Anatomía básica 

    El cuerpo humano es un aglomerado de unos cincuenta billones de células, agrupadas en tejidos y organizadas en ocho aparatos (locomotor, respiratorio, digestivo, excretor, circulatorio, endocrino, nervioso y reproductor).

    La célula, precisamente, es la unidad de la vida. Todas las células comparten unos elementos esenciales, como son la membrana protectora, el citoplasma, rico en organelas y el núcleo. El núcleo, es el cerebro organizador de la célula, pero sigue un plan general coordinado, escrito en 100.000 genes, ordenados en 23 pares de cromosomas.

    El organismo humano parece saber que de la unión nace la fuerza, pues las células se organizan en tejidos, órganos, aparatos y sistemas para realizar sus funciones.

    Existen cuatro tejidos básicos, que son el epitelial, el conjuntivo, el muscular y el nervioso, con los que el organismo se relaciona, se protege, secreta sustancias, mantiene su forma, se desplaza, coordina sus funciones y relaciones con el medio.

  Anatomía

    Es la rama de las ciencias biológicas que trata de la forma y estructura de los organismos. Se halla íntimamente ligada con la fisiología Es una rama de las ciencias biológicas que trata de las funciones normales del cuerpo. Se emplean dos métodos especiales para el estudio de la anatomía, el sistemático y el topográfico. En el primero se considera el cuerpo formado por sistemas de órganos o aparatos que son similares por su origen y estructura y están asociados en la realización de ciertas funciones.

    Las divisiones de la anatomía sistemática son:

Osteología: Descripción del esqueleto.
Artrología: Descripción de las articulaciones.
Miología: Descripción de los músculos.
Esplacnología: se subdivide en:
   a. Sistema Digestivo
   b. Sistema Respiratorio
   c. Sistema Urogenital: que se divide en:
      * Órganos Urinarios
      * Órganos Genitales
Angiología: Descripción de los órganos de la circulación.
Neurología: Descripción del sistema nervioso.
Etiología: Descripción de los órganos de los sentidos.

    El termino anatomía topográfica designa los métodos con que se determinan exactamente las posiciones relativas de varias partes del cuerpo, presupone un conocimiento de la anatomía sistémica.

  Sistema digestivo

    El aparato digestivo es un largo tubo, con importantes glándulas empotradas, que transforma las complejas moléculas de los alimentos en sustancias simples y fácilmente utilizables por el organismo.

    Estos compuestos nutritivos simples son absorbidos por las vellosidades intestinales, que tapizan el intestino delgado. Así pues, pasan a la sangre y nutren todas y cada una de las células del organismo.

    Desde la boca hasta el ano, el tubo digestivo mide unos once metros de longitud. En la boca ya empieza propiamente la digestión. Los dientes trituran los alimentos y las secreciones de las glándulas salivales los humedecen e inician su descomposición química. Luego, el bolo alimenticio cruza la faringe, sigue por el esófago y llega al estomago, una bolsa muscular de litro y medio de capacidad, cuya mucosa secreta el potente jugo gástrico, en el estomago, el alimento es agitado hasta convertirse en una papilla llamada quimo.

    A la salida del estomago, el tubo digestivo se prolonga con el intestino delgado, de unos siete metros de largo, aunque muy replegado sobre si mismo. En su primera porción o duodeno recibe secreciones de las glándulas intestinales, la bilis y los jugos del Páncreas. Todas estas secreciones contienen una gran cantidad de enzimas que degradan los alimentos y los transforma en sustancias solubles simples.

    El tubo digestivo continúa por el intestino grueso, de algo más de metro y medio de longitud. Su porción final es el recto, que termina en el ano, por donde se evacuan al exterior los restos indigeribles de los alimentos.

  Sistema nervioso

    El sistema nervioso es el rector y coordinador de todas las funciones, conscientes e inconscientes del organismo, consta del sistema cerebroespinal (encéfalo y medula espinal), los nervios y el sistema vegetativo o autónomo.

    A menudo, se compara el sistema nervioso con un computador: porque las unidades periféricas (órganos internos u órganos de los sentidos) aportan gran cantidad de información a través de los cables de transmisión (nervios) para que la unidad de procesamiento central (cerebro), provista de su banco de datos (memoria), la ordene, la analice, muestre y ejecute.

    Sin embargo, la comparación termina aquí, en la mera descripción de los distintos elementos. La informática avanza a enormes pasos, pero aun esta lejos el día que se disponga de un ordenador compacto, de componentes baratos y sin mantenimiento, capaz de igualar la rapidez, la sutileza y precisión del cerebro humano.

    El sistema nervioso central realiza las más altas funciones, ya que atiende y satisface las necesidades vitales y da respuesta a los estímulos. Ejecuta tres acciones esenciales, que son la detección de estímulos, la transmisión de informaciones y la coordinación general.

  Sistema respiratorio

    La respiración es un proceso involuntario y automático, en que se extrae el oxigeno del aire inspirado y se expulsan los gases de desecho con el aire espirado.

    El aire se inhala por la nariz, donde se calienta y humedece. Luego, pasa a la faringe, sigue por la laringe y penetra en la traquea.
A la mitad de la altura del pecho, la traquea se divide en dos bronquios que se dividen de nuevo, una y otra vez, en bronquios secundarios, terciarios y, finalmente, en unos 250.000 bronquiolos.

    Al final de los bronquiolos se agrupan en racimos de alvéolos, pequeños sacos de aire, donde se realiza el intercambio de gases con la sangre.

    Los pulmones contienen aproximadamente 300 millones de alvéolos, que desplegados ocuparían una superficie de 70 metros cuadrados, unas 40 veces la extensión de la piel.

    La respiración cumple con dos fases sucesivas, efectuadas gracias a la acción muscular del diafragma y de los músculos intercostales, controlados todos por el centro respiratorio del bulbo raquídeo. En la inspiración, el diafragma se contrae y los músculos intercostales se elevan y ensanchan las costillas. La caja torácica gana volumen y penetra aire del exterior para llenar este espacio.

    Durante la espiración, el diafragma se relaja y las costillas descienden y se desplazan hacia el interior. La caja torácica disminuye su capacidad y los pulmones dejan escapar el aire hacia el exterior.

    Proporciona el oxigeno que el cuerpo necesita y elimina el Dióxido de Carbono o. gas carbónico que se produce en todas las células. Consta de dos partes: las Vías respiratorias y los Pulmones.

  Sistema osteoarticular

    El cuerpo humano es una complicada estructura de más de doscientos huesos, un centenar de articulaciones y más de 650 músculos actuando coordinadamente. Gracias a la colaboración entre huesos y músculos, el cuerpo humano mantiene su postura, puede desplazarse y realizar múltiples acciones.

    El conjunto de huesos y cartílagos: forma el Esqueleto.

    El hueso es un tejido sorprendente, ya que combina células vivas (osteocitos) y materiales inertes (sales de calcio). De esta unión, surge la fuerza, pero también la ligereza y la resistencia de los huesos. Los huesos se están renovando constantemente.

    Las funciones del esqueleto son múltiples: Sostiene al organismo y protege a los órganos delicados, a la vez que sirve de punto de inserción a los tendones de los músculos, Además, el interior de los huesos largos aloja la medula ósea, un tejido noble que fabrica glóbulos rojos y blancos. La cabeza esta constituida por el cráneo y la cara. Es una sucesión compleja de huesos que protegen el encéfalo y a otros órganos del sistema nervioso central. También da protección a los órganos de los sentidos, a excepción del tacto que se encuentra repartido por toda la superficie de la piel.

    La Columna Vertebral es un pilar recio, pero un poco flexible, formada por una treintena de vértebras que cierra por detrás la caja torácica. En la porción dorsal de la columna, se articula con las costillas.

  Sistema muscular

    Los músculos son los motores del movimiento. Un músculo, es un haz de fibras, cuya propiedad mas destacada es la contractilidad. Gracias a esta facultad, el paquete de fibras musculares se contrae cuando recibe orden adecuada. Al contraerse, se acorta y se tira del hueso o de la estructura sujeta. Acabado el trabajo, recupera su posición de reposo.



    Los músculos estriados son rojos, tienen una contracción rápida y voluntaria y se insertan en los huesos a través de un tendón, por ejemplo, los de la masticación, el trapecio, que sostiene erguida la cabeza, o los gemelos en las piernas que permiten ponerse de puntillas. Por su parte los músculos lisos son blanquecinos, tapizan tubos y conductos y tienen contracción lenta e involuntaria. Se encuentran por ejemplo, recubriendo el conducto digestivo o los vasos sanguíneos (arterias y venas). El músculo cardiaco es un caso especial, pues se trata de un músculo estriado, de contracción involuntaria.

    El cuerpo humano se cubre de unos 650 músculos de acción voluntaria. Tal riqueza muscular permite disponer de miles de movimientos. Hay músculos planos como el recto del abdomen, en forma de huso como el bíceps o muy cortos como los interoseos del metacarpo. Algunos músculos son muy grandes, como el dorsal en la espalda, mientras otros muy potentes como el cuadriceps en el muslo. Además los músculos sirven como protección a los órganos internos así como de dar forma al organismo y expresividad al rostro.

    Los músculos son conjuntos de células alargadas llamadas fibras. Están colocadas en forma de haces que a su vez están metidos en unas vainas conjuntivas que se prolongan formando los tendones, con lo que se unen a los huesos. Su forma es variable. La más típica es la forma de huso (gruesos en el centro y finos en los extremos).

  Sistema circulatorio

    La sangre es el fluido que circula por todo el organismo a través del sistema circulatorio, formado por el corazón y los vasos sanguíneos. De hecho, la sangre describe dos circuitos complementarios. En la circulación pulmonar o circulación menor la sangre va del corazón a los pulmones, donde se oxigena o se carga con oxigeno y descarga el dióxido de carbono.

    En la circulación general o mayor, la sangre da la vuelta a todo el cuerpo antes de retornar al corazón.

    Los Vasos sanguíneos (arterias, capilares y venas) son conductos musculares elásticos que distribuyen y recogen la sangre de todos los rincones del cuerpo.

    El Corazón es un músculo hueco, del tamaño del puño (relativamente), encerrado en el centro del pecho. Como una bomba, impulsa la sangre por todo el organismo. Realiza su trabajo en fases sucesivas. Primero se llenan las cámaras superiores o aurículas, luego se contraen, se abren las válvulas y la sangre entra en las cavidades inferiores o ventrículos. Cuando están llenos, los ventrículos se contraen e impulsan la sangre hacia las arterias.

    El corazón late unas setenta veces por minuto y bombea todos los días unos 10.000 litros de sangre.

    La sangre es un tejido líquido, compuesto por agua, sustancias disueltas y células sanguíneas. Los glóbulos rojos o hematíes se encargan de la distribución del oxigeno; los glóbulos blancos efectúan trabajos de limpieza (fagocitos) y defensa (linfocitos), mientras que las plaquetas intervienen en la coagulación de la sangre. Una gota de sangre contiene unos 5 millones de glóbulos rojos, de 5.000 a 10.000 glóbulos blancos y alrededor de 250.000 plaquetas.

    El aparato circulatorio sirve para llevar los alimentos y el oxigeno a las células, y para recoger los desechos que se han de eliminar después por los riñones, pulmones, etc. De toda esta labor se encarga la sangre, que está circulando constantemente.

arriba

Nociones generales sobre primeros auxilios 

    Las características de la vida actual suponen una mayor frecuencia de accidentes, la existencia de mayor número de víctimas por aquellos y la aparición de situaciones de emergencia que dan lugar a un gran número de víctimas y requieren la presencia de personal sanitario, que ni puede estar en todas partes ni es suficiente ante un gran número de víctimas. De aquí que, ante la necesidad de salvar vidas por intervenciones de emergencia, se requiera un gran número de personas que voluntaria, desinteresada y abnegadamente puedan prestar correctamente los primeros auxilios.

    En este apartado se deben de resaltar los siguientes puntos:

- La actuación del socorrista o persona que trata de auxiliar a otros que hayan sufrido accidentes o lesiones puede ser perjudicial si no se procede prudentemente, ya que su misión debe ser limitada, precisa y acondicionadora en espacio y lugar apropiados, en espera a que llegue el personal sanitario, que es quien puede disponer lo necesario y adecuado; o, dicho en otros términos, su actuación, de no ser juiciosa, puede ser perjudicial y nociva, y por tanto, más peligrosa que la inactividad.

- Solo se han recopilado una serie de datos y consejos de varias procedencias, buscando como fin primordial la claridad, sencillez y brevedad.

- La teoría expuesta no basta, ya que es preciso trabajar sobre ella, practicar muchas veces, hasta realizar exactamente las actuaciones que se detallan.

arriba

Principios generales del socorrismo 

    El socorrismo es el arte de proporcionar los cuidados necesarios a un accidentado en ausencia de personal sanitario. De la manera en que sean dados los primeros auxilios, a una víctima, depende la vida, la muerte, una larga hospitalización, una indisposición temporal o una enfermedad definitiva. En todos los casos, la aplicación de eficaces cuidados, disminuirá el sufrimiento y facilitará el trabajo del personal sanitario.

    Los principios generales del Socorrista son:

Estar tranquilo, pero actuar rápidamente

Con tranquilidad se da confianza a la víctima y a aquellos que se encuentren cerca.

Hacer una composición de lugar

Cuando se llega al lugar del siniestro no debe comenzar a aplicar los primeros auxilios al primer herido que se encuentre. Puede haber otros en estado más grave y que, por tanto, necesiten atención en primer lugar.

Dejar al herido acostado sobre la espalda

Es un medio para combatir el estado de shock. No obstante si tiene la cara congestionada se le debe alzar un poco la cabeza, inclinándola hacia un lado si vomita.

Manejar al herido con gran precaución

Jamás se cambiará de sitio al accidentado antes de cerciorarse de su estado y habérsele proporcionado los primeros auxilios.

Examinar bien al herido

Investigar si sangra, o si respira, si tiene una fractura, si presenta quemaduras, si ha perdido el conocimiento, ...

No hacer más que lo indispensable

Si se intenta hacer demasiadas cosas se retrasará el traslado de la víctima.

Mantener al herido caliente

Evitar no obstante un calor excesivo.

No dar jamás de beber a una persona sin conocimiento

En este caso no podrá tragar y existiría el peligro de ahogarla si el líquido penetrase en la traquea.

Tranquilizar a la víctima

Calmar sus temores y levantarle el ánimo.

Evacuar al herido lo más rápido posible

Con mucho cuidado y si es posible en presencia de personal sanitario.

arriba

Primeros auxilios 

  Examen de la persona accidentada

    Mediante un examen completo del accidentado se pretende explorar todos los Signos físicos y cambios de comportamiento que éste pudiera presentar. Usualmente se practica después que el socorrista ha escuchado la historia del caso y los síntomas que manifiesta el lesionado.

    El Examen de un lesionado ha de ser completo y cuidadoso evitando la manipulación excesiva e innecesaria que puede agravarlas lesiones ya existentes o producir unas nuevas. El método de examen a emplear dependerá de las circunstancias en las cuales se lleva a cabo. Así, en los accidentes callejeros es deseable un método rápido para obtener un diagnóstico provisional y descubrir las lesiones que requieran tratamiento inmediato, antes de movilizar al lesionado.

    El lesionado debe permanecer a la intemperie el menor tiempo posible, de hecho, el examen puede realizarse de tal manera que la mayor parte de su cuerpo permanezca cubierto durante el proceso.

    Para esto las mantas podrán ser utilizadas en el manejo inmediato, pudiendo ser parcialmente retiradas con el fin de poner al descubierto regiones individuales del cuerpo, que tan pronto como se hayan examinado podrán volver a cubrirse.

    No sobra mencionar el peligro que supone mover una persona sin conocer la naturaleza de sus lesiones. Son muchos los casos donde es enteramente posible examinar al lesionado en la posición en que ha sido encontrado.

    Al examinar un lesionado, se debe ser metódico y ordenado, desde luego guiándose por la clase de accidente o enfermedad súbita y las necesidades que reclame la situación. Debe haber una razón para todo lo que se haga.

    El primer paso en el examen de cualquier parte del cuerpo es la llamada inspección. Consiste en revisar con cautela y cuidado la parte que va a ser objeto de examen antes de tocarla. La inspección inicial descubre a menudo alteraciones que de otra manera pudieran pasar desapercibidas.

    Es importante una comparación cuidadosa con el objeto de descubrir las deformaciones naturales que ocasionalmente se encuentran en personas sanas.

    Después de la inspección el auxiliador debe palpar cuidadosamente la parte afectada, poniendo especial atención en los huesos.

    En un lesionado consciente el principal objeto de examen es descubrir las partes sensibles, pero en el que ha perdido el conocimiento el método es todavía útil, ya que puede descubrirse alguna irregularidad en los huesos, etc.

    Consideramos pertinente aclarar el significado de los términos signo y síntoma:

Signo:
Lo que el socorrista observa en el lesionado.

Sintoma:
Los que el lesionado manifiesta.

"AL SOCORRISTA SOLO LE INCUMBE HACER UN DIAGNOSTICO PROVISIONAL, ESTE SERA CONFIRMADO O MODIFICADO TAN PRONTO COMO SE HAGA CARGO UN MEDICO. SI HUBIERA ALGUNA DUDA CON RESPECTO AL DIAGNOSTICO, EL LESIONADO SERA TRATADO COMO SI SUFRIERA LAS MAS GRAVES LESIONES"

Metodo de examen

    Después de tomar los Signos vitales (respiración, pulso, reflejo pupilar) es necesario realizar una serie de apreciaciones sobre el aspecto general del lesionado.

1.
Observar al Lesionado. Supone una serie de elementos, entre los cuales mencionamos:
. Postura: Inmóvil o inquieto, confortable o incómodo, de espaldas o recto, piernas flexionadas, manos inquietas o temblorosas.
. Expresión: Alegre, ansiosa, hosca, irritada, excitada o indiferente, simetría facial, hinchazón.
. Temperamento: Extrovertido, amable y hostil, impaciente, nervioso, preocupado.
. Estado de conciencia: Despierto, si contesta preguntas o está inconsciente.
2.
Aflojar la ropa apretada. Si fuere necesario abrir o remover la ropa del lesionado a efecto de exponer su cuerpo para una mejor evaluación, ésta deberá, en algunos casos, ser cortada o abierta por las costuras, teniendo cuidado al hacerlo, en caso contrario puede ocasionar mayores daños.
3.
Observar coloraciones en la piel.
Cianosis (coloración azulada o violáceo), observada en hemorragias severas, intoxicaciones, obstrucción de vías aéreas.
Palidez en anemias, hemorragias, emociones, frío.
Rubicundez (color rojo intenso) en intoxicaciones agudas por atropina y barbitúricos, esfuerzos corporales intensos, enfermedades febriles, alcoholismo crónico, ira. En caso de un lesionado con piel oscura, el cambio de color puede ser difícil de apreciar. Por lo cual se hace necesario observar el cambio de color en las superficies internas de los labios, boca y párpados. Algunas coloraciones en las mucosas pueden darnos idea de los problemas que puede tener el lesionado, así:
Negro o café oscuro: Intoxicación con ácido sulfúrico.
Amarillo: Intoxicación ácido cítrico y nítrico.
Blanco jabonoso: Intoxicación con soda cáustica.
Gris: Intoxicación con plomo o mercurio.
4.
Examen individual de cada parte del cuerpo. La evaluación cuidadosa incluye el examen individual de cada parte del cuerpo. Es usual iniciarlo por la cabeza y seguirlo hacia abajo, si hubiera alguna señal de probable localización de una herida, se podrá fijar la atención en la parte sospechosa. Así, los desgarros del vestido, los pantalones empapados con sangre y otras pistas similares pueden señalar probables heridas. De todas maneras, aconsejamos examinar al lesionado de arriba abajo metódicamente, en el siguiente orden:

Cara
. Ojos: Levantar los párpados e inspeccionarlos cuidadosamente. El tamaño de las pupilas, su reacción a la luz y el estado de los reflejos habrán de tomarse en cuenta.
. Nariz: El escape de sangre o la salida de liquido claro por cada ventana nasal puede ser signo grave que sugiere fractura de la base del cráneo.
. Oídos: En forma análoga se puede descubrir la emisión de sangre o líquido claro (liquido cefalorraquídeo).
. Boca: La coloración, manchas o quemaduras podrán sugerir intoxicaciones. Es necesario abrir completamente la boca y examinarla con cuidado. Se percibirá el olor del aliento que en algunos casos como los siguientes indican la causa:
        Gasolina: Intoxicación por hidrocarburos.
        Alcohol: Ingestión de licores.
        Almendras amargas: Intoxicación con cianuro.
        Ajo o cebolla: Intoxicación con fosforados orgánicos o pólvora.
Cuando se observa una hemorragia es necesario buscar su origen, por ejemplo un desgarro en la encía o en la mejilla. Al examinar la boca debe quitarse la dentadura postiza, ésta podría desplazarse y obstruir las vías respiratorias. Cuando la dentadura ha sido extraída debe ponerse a buen recaudo para devolverla al lesionado una vez esté recuperado. El aspecto y las características del vómito en caso de presentarse nos podrá orientar hacia el diagnostico:
        Abundante: Intoxicación por arsénico.
        Hemorrágico: Intoxicación con cáusticos, anticoagulantes, aspirina, alcohol o venenos de serpientes.
        En copos de algodón: Intoxicación aguda con plomo.
        Fosforescente: Intoxicación con fósforo blanco.

Cabeza
Luego de la inspección deben palparse suavemente los huesos de la cabeza buscando los posibles traumatismos que en ésta se puedan presentar.

Torax
Durante el examen de éste, dirigir la atención hacia los huesos que lo conforma, su simetría, su deformidad. Al proceder a la palpación de las costillas el socorrista debe iniciar su examen lo más cerca posible de la columna vertebral y seguir la exploración gradualmente hacia adelante hasta llegar al esternón. Evitando mover al lesionado se hará una revisión cuidadosa de la columna vertebral en todo su trayecto por medio de la palpación.

Abdomen
Inspeccionar adecuadamente esta zona, edemas, masas, heridas, o exposición de vísceras, a la vez que se localizan sitios dolorosos que nos indicarán los órganos comprometidos.

Pelvis
El examen de la pelvis debe llevarse a cabo por métodos similares a los adoptados para las costillas, Es fácil notar si los vestidos están húmedos, lo cual puede ser debido a la emisión involuntaria de orina.

Extremidades
Cada hueso de estas zonas debe ser objeto de examen, con lo cual se pondrá de manifiesto las heridas existentes. Si no hubiera signos de fractura conviene probar el movimiento de las articulaciones para excluir las dislocaciones.

5.
Lesionado inconsciente. Si el lesionado está inconsciente y no se ha podido lograr su identificación, debe procurarse obtener ésta mediante los papeles o documentos que pueda llevar en su billetera o cartera o por medio de alguna persona presente, a efectos de notificar a sus familiares; siendo necesario para esto contar con la presencia de un testigo cuando se procuran obtener los documentos de identificación. Siempre hay que pensar en la posibilidad de que se hallan producido varias lesiones en un solo accidente, por tal razón se ha hecho hincapié en la necesidad de un examen rutinario y completo, tanto en lesionados conscientes como inconscientes. Debido a la intensidad del dolor y a la gravedad del shock, un lesionado (por ejemplo, uno que se haya fracturado la pierna) quizá no sepa que también sufre otras lesiones, las cuales, por el momento, le causen menos dolor.
"La omisión del examen completo puede dar lugar a que se pasen desapercibidas las lesiones"
6.

Registro Escrito Deberá llevarse un registro escrito, claro y completo de los lesionados atendidos en cualquier eventualidad.
Datos Tales como:
        Nombre y apellidos completos.
        Día, mes, año y hora del evento.
        Dirección y teléfono, del lesionado o de los familiares si es posible.
        Tipo de urgencia.
        Lugar del suceso.
        Lugar al que se le ha trasladado.
        Registro de los signos vitales.
        Procedimientos de Primeros Auxilios realizados.

Actitud
Como se ha podido ver, las anteriores apreciaciones sobre el examen físico de un lesionado, son aplicables en la mayoría de los casos a aquellas víctimas que por la severidad de la lesión quedan inconscientes. Pero debemos tener en cuenta que muchas veces encontraremos lesionados conscientes que serán de gran ayuda en el diagnóstico y manejo adecuado de todas sus dolencias.
Para lograr este fin, el socorrista deberá tomar una actitud cordial, tranquila y comprensiva, con el propósito de demostrar al lesionado que su problema es la preocupación más importante. Es indispensable formular las preguntas cuidadosamente de manera que se obtengan con exactitud los datos que se desean. En consecuencia, el auxiliador que escucha con atención, simpatía y hace pocas interrupciones, suele granjearse la confianza del lesionado.

7.

Interrogue al lesionado. El interrogatorio debe dirigirse primordialmente hacia los signos y síntomas que en ese momento le causan mayor molestia al lesionado, ejemplo: El dolor se describe precisando el sitio, irradiación, intensidad, duración. Debe tenerse en cuenta la relación que guarda el dolor en cuanto al alivio, agravación o desencadenamiento con funciones corporales, ejercicio y reposo.
La conciencia debe evaluarse y anotarse mejor de manera descriptiva que usando términos que tienen diferentes significados.

La respuesta verbal: No habla, los sonidos son incomprensibles, el lenguaje es confuso o esta normal.

La apertura ocular: No abre los ojos, los hace sólo al dolor o al hablarle, los abre espontáneamente.

La respuesta Motora: No hay movimientos, hay movimientos de flexión o extensión anormales, los movimientos son orientados, obedece a las órdenes.
Los tres parámetros anteriores nos permiten verificar si un lesionado, en un momento dado está supuestamente bien o al tiempo se va deteriorando. Las reacciones emocionales deben manejarse con sumo cuidado, tratando de hacer entender al accidentado consciente el carácter de sus lesiones, qué procedimientos se le realizaran; como se encuentran sus acompañantes, qué paso con sus pertenencias, a donde serán trasladados, cómo se les informará a sus familiares, etc.; con el fin de lograr obtener una mayor colaboración por parte de éste en su manejo.
En consecuencia el manejo lógico de los datos obtenidos del examen de un lesionado, es la base de un tratamiento adecuado.
Existen variados métodos de valorar a un accidentado, pero que fundamentalmente buscamos con estos la determinación concreta de la situación de salud del lesionado y además, el localizar de manera rápida las posibles lesiones para así poder atenderlas.
Estos procesos no solo deben ser manejados con propiedad, sino también realizar prácticas constantes para detectar errores y fallos.


  Signos vitales

    Se denominan signos vitales, las señales o reacciones que presenta un ser humano con vida que revelan las funciones básicas del organismo.

    Los Signos Vitales son: Respiración, Pulso Reflejo, Pupilar, Temperatura y Prensión Arterial.

    Al prestar primeros auxilios es importante valorar el funcionamiento del organismo y detectar las alteraciones que son frecuentes en caso de accidentes; para ello es necesario controlar la respiración y el pulso.

    La determinación de la Temperatura y Prensión Arterial se realiza a nivel institucional debido a que casi nunca poseemos los equipos para la medición de estos dos signos vitales. En primeros auxilios su utilización es limitada.

    El control de la respiración y el pulso, además de ser necesario para determinar los cambios que se presenten como consecuencia del accidente, orientan al personal de salud para iniciar el tratamiento definitivo.

Respiración

    Es el intercambio gaseoso entre el organismo y la atmósfera.

    La respiración consta de dos fases: la inspiración y la espiración. Durante la inspiración se introduce el oxigeno a los pulmones proveniente de la atmósfera y en la espiración se elimina bióxido de carbono. En la respiración además de los órganos del aparato respiratorio, intervienen la contracción de los músculos del tórax y los movimientos de las costillas. Por eso en caso de lesiones a este nivel, es indispensable el control de este signo vital.

Cifras normales de la respiración

    Hay factores que hacen variar el número de respiraciones, entre ellas:
El ejercicio; la actividad muscular produce un aumento temporal de la frecuencia respiratoria.
El sexo; en la mujer la respiración tiende a ser más rápida que en el hombre.
La hemorragia; aumenta la respiración.
La edad; a medida que se desarrolla la persona la frecuencia respiratoria tiende a disminuir.
Cifras normales son:
- Niños de meses: 30 a 40 respiraciones por minuto.
- Niños hasta seis años: 26 a 30 respiraciones por minuto.
- Adultos: 16 a 20 respiraciones por minuto.
- Ancianos: menos de 16 respiraciones por minuto.

Procedimiento para controlar la respiración

    Para controlar la respiración, usted como socorrista, debe contar los movimientos respiratorios, tomando la inspiración y la espiración como una sola respiración.

    Coloque el lesionado en posición cómoda (acostada) en caso de vomito con la cabeza hacia un lado. Afloje las prendas de vestir. Inicie el control de la respiración observando el tórax y el abdomen, de preferencia después de haber tomado el pulso, para que el lesionado no se de cuenta y evitar así que cambie el ritmo de la respiración. Cuente las respiraciones por minuto utilizando un reloj con segundero. Anote la cifra para verificar los cambios y dar estos datos cuando lleve el lesionado al centro asistencial.

Pulso

    Es la expansión rítmica de una arteria, producida por el paso de la sangre bombeada por el corazón.

    El pulso se controla para determinar el funcionamiento del corazón. El pulso sufre modificaciones cuando el volumen de sangre bombeada por el corazón disminuye o cuando hay cambios en la elasticidad de las arterias; tomar el pulso es un método rápido y sencillo para valorar el estado de un lesionado

Cifras normales del pulso

    El pulso normal varia de acuerdo a diferentes factores; siendo el más importante la edad:
- Niños de meses: 130 a 140 Pulsaciones por minuto.
- Niños: 80 a 100 Pulsaciones por minuto.
- Adultos: 72 A 80 Pulsaciones por minuto.
- Ancianos: 60 o menos pulsaciones por minuto.

Sitios para tomar el pulso

    El pulso se puede tomar en cualquier arteria superficial que pueda comprimirse contra un hueso.

    Los sitios donde se puede tomar el pulso son:
- En la sien (temporal).
- En el cuello (carotídeo).
- Parte interna del brazo (humeral).
- En la muñeca (radial).
- Parte interna del pliegue del codo (cubital).
- En la ingle (femoral).
- En el dorso del pie (pedio).
- En la tetilla izquierda de bebes (pulso apical).

    En primeros auxilios en los sitios que se toma con mayor frecuencia es el radial y el carotídeo.

Recomendaciones para tomar el pulso

    Palpe la arteria con sus dedos índice, medio y anular. No palpe con su dedo pulgar, porque el pulso de este dedo es más perceptible y confunde el suyo. No ejerza presión excesiva, porque no se percibe adecuadamente, Controle el pulso en un minuto en un reloj de segundero. Registre las cifras para verificar los cambios.

Manera de tomar el pulso carotídeo

    En primeros auxilios se toma este pulso porque es el de más fácil localización y por ser el que pulsa con más intensidad.
La arteria carótida se encuentra en el cuello a lado y lado de la tráquea para localizarlo haga lo siguiente:
. Localice la manzana de Adán.
. Deslice sus dedos hacia el lado de la tráquea.
. Presione ligeramente para sentir el pulso.
. Cuente el pulso por minuto.

Manera de tomar el pulso radial:

    Este pulso es de mayor acceso, pero a veces en caso de accidente se hace imperceptible:
. Palpe la arteria radial, que está localizada en la muñeca, inmediatamente arriba en la base del dedo pulgar.
. Coloque sus dedos (Índice, medio y anular) haciendo ligera presión sobre la arteria.
. Cuente el pulso en un minuto.

Manera de tomar el pulso apical:

    Se denomina así el pulso que se toma directamente en la punta del corazón. Este tipo de pulso se toma en niños pequeños (bebés).
Coloque sus dedos sobre la tetilla izquierda. Presione ligeramente para sentir el pulso. Cuente el pulso en un minuto.

Reflejo pupilar

    Normalmente las pupilas se contraen al estímulo de la luz. Si ambas pupilas están más grandes de lo normal (dilatadas), la lesión o enfermedad puede indicar shock, hemorragia severa, agotamiento por calor, o drogas tales como cocaína o anfetaminas.
Si ambas pupilas están más pequeñas de lo normal (contraídas), la causa puede ser una insolación o el uso de drogas tales como narcóticos las pupilas no son de igual tamaño, sospeche de una herida en la cabeza o una parálisis.

Manera de tomar el reflejo pupilar

    Si posee una linterna pequeña, alumbre con el haz de luz el ojo y observe como la pupila se contrae.
Si no posee el elemento productor de luz, abra intempestivamente el párpado superior y observe la misma reacción. Si no hay contracción de una o de ninguna de las dos pupilas, sospeche daño neurológico grave.

  Asfixia

Definición

Es la detención de la respiración.

Síntomas

Coloración azul o palidez absoluta del rostro

Causas

Agua, tierra, objeto apretando el cuello, cuerpo extraño en vías respiratorias, parálisis de músculos respiratorios.

Tratamiento

- Desembarazar al sujeto de cualquier obstáculo notorio determinante de la asfixia. Si se trata de cuerpos extraños procédase a sacarlos con la mayor celeridad. Si es preciso, provocar la tos.
- Límpiese la boca de mucosidades, si es que existen.
- Tírese de la lengua con un pañuelo repitiendo esta maniobra varias veces.
- Fricciónese enérgicamente la piel.
- Practíquese la respiración artificial en los casos en que esté indicada.

Caso especial de Asfixia por inmersión (Ahogados)

1. Ir en su busca.

- Antes de echarse al agua el socorrista se quitará cuanta ropa pueda estorbarle.
- Al acercarse a la persona en peligro, gritarle en voz alta que ya está salvado, para tranquilizarle.
- Si el náufrago se agita con violencia debe esperarse a que los movimientos sean más pausados.
- Estando próximo al naufrago, se le cogerá por los cabellos con fuerza o por debajo de los brazos y se intentará que flote y quede de espaldas al socorrista con la cabeza por fuera del agua.
- En estas condiciones se nadará hacia arriba y si el naufrago tiene conciencia de su situación se procurará animarlo y convencerle de las ventajas de que permanezca inactivo.

2. Prácticas de auxilio inmediato a la llegada del ahogado a tierra.

- Extiéndasele sobre una manta o colchoneta. Despójele de la ropa innecesaria procediendo a un secado de todo el cuerpo seguido de frotamiento energético para reavivar toda la circulación sanguínea.
- Sin pérdida de tiempo procédase a la aplicación de la respiración artificial, según el método elegido.


Tracción de la lengua por el método Laborde


  Métodos de respiración artificial

- Método de Sylvester

1. Colóquese al paciente tendido sobre el suelo, con una almohada o lío de ropa, debajo de la espalda, para que se eleve el pecho. Inclínese la cabeza hacia un lado, con la boca abierta. Un ayudante con un pañuelo tirará de la lengua del asfixiado.

2. El encargado de hacer la respiración artificial se colocará detrás de la cabeza del paciente, cogiéndole en un primer tiempo los brazos y levantándolos con energía, hasta que las manos se toquen por detrás de la cabeza. Seguidamente se deshace el movimiento anterior llevando los brazos a la posición de que se partió, pero procurando que queden sobre ambos costados del pecho, a lo que oprimirán con alguna fuerza.

3. Estos movimientos se harán de modo acompasado y al ritmo de 16 a 18 veces por minuto.

Inspiración. Levantamiento de los brazos, llevándolos detrás de la cabeza.

Espiración. Deshacer el movimiento anterior, llevando los brazos y manos a su posición primitiva, presionando con ellos la base del pecho y costados.

- Método de Schäefer

1. Colóquese al paciente tendido sobre el suelo, boca abajo, la cabeza ladeada y los brazos extendidos a cada lado de ella.

2. El encargado de realizar la respiración artificial se colocará de rodillas sobre el paciente. En un primer tiempo, aplicará sus manos extendidas sobre la parte baja de ambas partes torácicas (región lumbar) del asfixiado y hará que gravite sobre ellas todo el peso de su cuerpo. Seguidamente, en un segundo tiempo, el socorrista echará el cuerpo hacia atrás, descansando sobre sus talones y sus manos dejarán de hacer compresión sobre abdomen y tórax, sin abandonar la posición que tenían.

3. Los movimientos se repetirán de modo acompasado y al ritmo de 16 a 18 veces por minuto, debiendo durar el primer tiempo dos o tres segundos y otro tanto el segundo paso.

Expiración: la presión se ejerce, por debajo de la base del tórax a ambos lados. Inspiración: se deja de hacer presión sobre la referida base del tórax.

- Método Nielsen

1. El paciente se le colocará sobre el suelo, acostado sobre el vientre; sus codos serán flexionados y sus manos colocadas la una sobre la otra. Su cara girada sobre un lado y una de sus mejillas reposando sobre la mano superior. El encargado de hacer la respiración artificial se colocará a la altura de la cabeza del asfixiado, poniendo una rodilla en tierra cerca de un antebrazo y disponiendo el otro pie cerca del otro brazo. En la posición indicada, apoyará sus manos, ampliamente extendidas sobre la espalda del paciente de tal forma que las muñecas caigan justamente por debajo de la línea que pasa por las axilas; las extremidades de los pulgares estarán tocándose.

2. En un segundo tiempo, espiratorio, el socorrista se inclinará hacia adelante hasta que sus brazos se constituyan en posición vertical, llevando así el peso de su cuerpo sobre el pecho del paciente.

3. En un tercer tiempo, inspiratorio, el socorrista, inclinándose hacia atrás, levanta todo seguido sus manos, haciéndolas deslizar a lo largo de los brazos de la víctima hasta los codos, que son llevados hacia arriba; el pecho se expansiona por la tracción sobre los músculos torácicos.

4. Los brazos son después llevados a una posición de reposo en tierra. Los movimientos deben ser repetidos de 12 a 15 veces por minuto.

Posición inicial Compresión de la caja torácica, apoyando todo el peso del socorrista sobre la víctima.
Comienza la inspiración Fase de inspiración, levantando el torso de la víctima hacia el socorrista

- Método de insuflación boca a boca

1. Se limpia la boca y faringe de cuerpos extraños, productos de vómitos o secreciones, etc.. Se coloca al paciente en posición decúbito supino, en el suelo o en una mesa, disponiendo, si es posible, una almohadilla o lío de ropa bajo sus escápulas. Se lleva su cabeza hacia atrás.

2. El socorrista se coloca al lado izquierdo y con ambas manos sujeta los ángulos de la mandíbula, tirando de ellos hacia arriba y adelante, con fuerza suficiente para producir cierto protagonismo, es decir, que avance hacia adelante por deslizamiento la mandíbula inferior. Si el accidentado está relajado esta maniobra será fácil.

3. Hacer una inspiración profunda y rápidamente aplicar la boca sobre la entreabierta del asfixiado de forma tal que con la mejilla derecha se obstruyan los orificios de su nariz, soplando, por último, rápidamente y con cierta fuerza. En esta postura puede comprobarse con el ojo izquierdo si el tórax se expansiona.

4. Retirar acto seguido la boca y comprobar si, espontáneamente, el aire sale por la boca del paciente o si su tórax se retrae.

Primer tiempo Segundo tiempo
Inclinación de la cabeza hacia atrás Tracción sobre las mandíbulas para dejar permeable las vías respiratorias
Tercer tiempo Cuarto tiempo
Insuflación obstruyendo los orificios nasales con la mejilla del que insufla Expiración por cesar la insuflación al retirar la boca

Resucitación cardíaca

Es el procedimiento que se debe poner en marcha tras el diagnóstico de una parada cardíaca.

1. Ante un enfermo que pierde bruscamente el conocimiento, verificar la presencia de pulso arterial.

2. Asegurar una vía aérea adecuada.

3. Iniciar rápidamente la respiración artificial.

4. Casi simultáneamente comenzar el masaje cardíaco externo y para ello:

- Colocar al paciente sobre un plano duro.
- Colocarse a su lado y poner las manos sobre el primer tercio inferior del esternón.
- Dar un golpe firme y seco con el puño en la región precordial.
- Comenzar a realizar compresiones rítmicas intensas y con una frecuencia de 40 a 60 por minuto.
- Es importante sincronizar la descompresión del tórax con la insuflación de los pulmones y viceversa.

Posición de las manos


  Lesiones producidas por el calor, frío, electricidad y sustancias químicas

Calor (Quemaduras)

Son las lesiones producidas en los tejidos por la acción del calor.

Clases

- PRIMER grado: Enrojecimiento de la piel.

- SEGUNDO grado: Enrojecimiento y aparición de ampollas con líquido.

- TERCER grado: Presencia de escara amarilla, parda o negra consecuencia de la necrosis del tejido.

Tratamiento

Se limitará por parte del socorrista a una cura local, sin intentar arrancar los trozos de vestido o cuerpos extraños que se encuentren muy adheridos.
Se aplicará un apósito estéril sujeto con una venda, cuando sea posible.
Si las quemaduras cubren la mayor parte del cuerpo, envolver al quemado en una sábana.
El quemado grave debe evacuarse rápidamente echado y con la cabeza baja.

Frío

Son las lesiones producidas por la acción del frío y se denominan congelaciones. La temperatura corporal desciende haciéndose cada vez más lentos el pulso y la respiración.

Tratamiento

No tratar de calentar bruscamente a las personas con síntomas de congelación.

Se pueden dar fricciones con nieve o agua fría sobre la parte afectada aumentando así muy lentamente la temperatura de ésta.

Electricidad

El paso por el organismo de una corriente eléctrica de cierta tensión e intensidad puede determinar trastornos generales no pocas veces mortales, o lesiones localizadas en la piel y planos subyacentes que se designan como quemaduras eléctricas.

Tratamiento

Apartar a la víctima de la fuente de corriente eléctrica utilizando para ellos palos o cuerdas no conductores y en ningún caso húmedos.

Resucitación cardio-pulmonar si fuera preciso.

Sustancias químicas

Son lesiones análogas a las quemaduras producidas por la acción sobre los tejidos de sustancias químicas, capaces de dañarlos.

Tratamiento

Las quemaduras producidas por ácidos se tratan con lavados copiosos con jabón líquido, agua jabonosa o agua bicarbonatada.

Las quemaduras producidas por álcalis o bases se lavarán con agua acidulada (Disolución con vinagre común).


 Envenenamientos. Intoxicaciones

   Los casos de intoxicación y envenenamiento son cada día mas frecuentes, a causa del empleo de productos químicos en los trabajos industriales y agrícolas.

   Los tóxicos pueden penetrar en el organismo por vía respiratoria (mediante inhalación), por vía bucal (ingestión) y por contacto (a través de la piel).

   Son muchas las sustancias que pueden actuar como venenos. desde un punto de vista práctico conviene distinguir los siguientes casos:

Se conoce el veneno injerido y la cantidad tomada.

Es el caso más frecuente. Ingestión de productos domésticos y de medicamentos.

Acciones

- Avisar al personal sanitario lo más rápido posible.

- Seguir las medidas más eficaces que se conozcan contra el veneno y son:

Envenenamiento por ácidos corrosivos.

(ácido sulfúrico, ácido nítrico, ácido clorhídrico, ...)

. Dar dos vasos de agua o bien leche, para diluir el ácido.
. Dar neutralizantes (agua de cal diluida, raspaduras de cal de las paredes mezcladas con agua, levaduras artificiales - bollos, pasteles -, bicarbonato sódico, agua de jabón, cascarones de huevo pulverizados y mezclados con agua).

Envenenamiento por lejías (sosa, potasa)

. Dar un vaso grande de agua.
. Un vaso de agua con dos cucharadas de vinagre, zumo de limón, aceite de oliva.
. Batir tres claras de huevo, mezclarlas en agua y dárselo a beber.

Envenenamiento por medicamentos.

. Hacer vomitar al enfermo.

. Dar agua albuminosa, es decir, batido de claras de huevo.

NO se conoce el veneno injerido pudiendo estar los pacientes inconscientes o no.

Aparecerá un cuadro agudo con vómitos, molestias y debilidad en general.

Acciones

. Determinar la causa.
. Hacer vomitar al enfermo.
. Dar agua albuminosa.

Gas del alumbrado, braseros, gases de explosión.

Acciones.

. Abrir puertas y ventanas.
. Sacar al paciente al aire libre.
. Eliminar la causa productora, cerrando los escapes provocadores de la causa (cerrar la llave de paso del gas, parar el motor, etc.).
. Practicar la respiración artificial si fuera preciso.

    La información que se presenta, a continuación, tiene por objeto proporcionar al personal técnico sanitario, las bases para el tratamiento de primer escalón de las intoxicaciones producidas por productos de uso habitual en el ámbito doméstico.

    Para las consultas de las fichas hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

   - Sensibilización: Cualquier producto puede ser potencialmente sensibilizante, por lo que no se menciona expresamente en cada uno de los productos.

    - Antiespumantes: Se pueden utilizar aceites vegetales o minerales como el aceite de parafina (este último no emplearlo en niños menores de 2 años). También se puede utilizar dimeticona como antiespumante.

    - Líquidos albuminosos: Se preparan mezclando 200 ml de agua o leche con una o dos claras de huevo bien batidas. En niños se utilizan 100 ml de agua o leche con una clara de huevo batida. Se puede añadir azucar para mejorar la aceptación por parte del niño.

    - Purgante salino: Se utiliza preferentemente sulfato sódico o magnésico. Dosis en adulto: 20-30 g en 250 cc de agua. Dosis en niños: 250 mg/Kg de peso disueltos en 15-20 cc de agua.

    - Carbón activado: La dosis a administrar es de 1 g/kg de peso por vía oral o sonda nasogástrica diluido en 250 ml de agua (en adultos) o 100 ml. en niños. Habitualmente se asocia un purgante salino para evitar el estreñimiento que el uso de carbón activado conlleva.

Los tratamientos que se indican deben ser complementados con el tratamiento sintomático que proceda en su caso.

Detergentes

    Es un producto especialmente formulado para el lavado de textiles y otros sustratos mediante un proceso que desarrolla fenómenos de detergencia. Su principal componente son los tensioactivos, pudiendo contener, además componentes complementarios, como coadyuvantes (agentes reforzadores de la acción de los tensioactivos) y aditivos. Los resultados del lavado se consiguen por la suma de las propiedades de todos sus componentes.

Detergentes lavavajillas a mano, convencionales

Toxicidad

Contacto

Irritación ligera de mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal leve o moderada. Posible neumonía por aspiración, sobre todo en niños.

Ingesta elevada

Alteraciones del equilibrio hidroelectrolítico por pérdidas masivas de líquido y electrólitos (efecto laxante).

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante.

Contacto ocular

Lavado continuo (10 minutos) con suero fisiológico.

Ingestión

Administrar antiespumante, seguido de líquidos. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Ingestas masivas

Tras administración de antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico, con protección de vías aéreas.

Vigilar equilibrio hidroelectrolítico.

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Detergentes lavavajillas a mano, concentrados

Toxicidad

Contacto

Irritación ligera de mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal leve o moderada. Posible neumonía por aspiración, sobre todo en niños

Ingesta elevada

Alteraciones del equilibrio hidroelectrolítico por pérdidas masivas de líquido y electrólitos (efecto laxante). Posibles alteraciones del equilibrio ácido-base e hipoglucemia

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante.

Contacto ocular

Lavado continuo (10 minutos) con suero fisiológico.

Ingestión

Administrar antiespumante, seguido de líquidos. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía

Ingestas masivas

Tras administración de antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico, con protección de vías aéreas.
Vigilar equilibrio hidroelectrolítico, ácido-base y glucemia.

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Detergentes convencionales en polvo para máquinas lavavajillas

Toxicidad Contacto Irritación de piel y mucosas. Posibles lesiones cáusticas en contacto prolongado en mucosas o piel humedecida.

Ingestión

Diarrea e irritación gastrointestinal con posibles lesiones cáusticas.

Ingesta elevada

Además, hipocalcemia

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante y tratamiento sintomático de las posibles lesiones.

Contacto ocular

Lavado continuo (15 minutos) con suero fisiológico. Posterior revisión oftalmológica para el tratamiento sintomático de las posibles lesiones cáusticas.

Ingestión

Administrar líquidos albuminosos en ausencia de lesión esofágica y protectores de la mucosa

Ingestas masivas

Además, hospitalización del intoxicado y valorar la realización de endoscopia y tratamiento ulterior si procede.
Vigilar equilibrio hidroelectrolítico, especialmente el calcio, y suplementar ión calcio si es preciso.

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Detergentes convencionales líquidos para máquinas lavavajillas

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas. Posibles lesiones cáusticas en contacto prolongado en mucosas o piel humedecida

Ingestión

Irritación gastrointestinal con posibles lesiones cáusticas

Ingesta elevada

Además, hipocalcemia

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante y tratamiento sintomático de las posibles lesiones

Contacto ocular

Lavado continuo (15 min.) con suero fisiológico. Posterior revisión oftalmológica para el tratamiento sintomático de las posibles lesiones cáusticas

Ingestión

Administrar líquidos albuminosos en ausencia de lesión esofágica y protectores de la mucosa

Ingestas masivas

Además, hospitalización del intoxicado y valorar la realización de endoscopia y tratamiento ulterior si procede.
Vigilar equilibrio hidroelectrolítico, especialmente el calcio, y suplementar ión calcio si es preciso

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Detergentes concentrados en polvo para máquinas lavavajillas

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas. Posibles lesiones cáusticas en contacto prolongado en mucosas o piel humedecida

Ingestión

Diarrea e irritación gastrointestinal con posibles lesiones cáusticas

Ingesta elevada

Hipocalcemia y, además, posible aparición diferida de eritema y dermatitis.

Posibilidad de afectación renal

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante y tratamiento sintomático de las posibles lesiones

Contacto ocular

Lavado continuo (15 min.) con suero fisiológico. Posterior revisión oftalmológica para el tratamiento sintomático de las posibles lesiones cáusticas.

Ingestión

Administrar líquidos albuminosos en ausencia de lesión esofágica y protectores de la mucosa.

Ingestas masivas

Además, hospitalización del intoxicado y valorar la realización de endoscopia y tratamiento ulterior si procede.
Vigilar equilibrio hidroelectrolítico, especialmente el calcio, y suplementar ión calcio si es preciso.
Vigilar función renal y cardíaca

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Abrillantadores para máquinas lavavajillas

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal ligera o moderada

Ingesta elevada

Embriaguez y alteraciones metabólicas (alteraciones del equilibrio ácido-base e hipoglucemia)

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (15 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar antiespumante seguido de líquidos azucarados abundantes.
Administrar carbón activado. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Ingesta elevada

Tras administración del antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas.
Vigilar el equilibrio ácido-base, control de glucemia e hidratación del paciente.
Vigilar posibles síntomas neurológicos. Tratamiento sintomático.

Contraindicaciones

No provocar el vómito


Detergentes líquidos de alta espuma para lavado de ropa normal y prendas delicadas

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal (náuseas, vómitos, diarrea). Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, alteraciones hidroelectrolíticas (efecto laxante y deplección de niveles de iones séricos, sobre todo de calcio y magnesio) y como consecuencia, posibles alteraciones cardíacas y musculares.
Posible aparición de hipoglucemia y acidosis. Posibilidad de afectación renal.

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar antiespumante seguido de líquidos azucarados (leche o agua).
Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía

Ingestas masivas

Tras administración de antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico, con protección de vías aéreas.
Vigilar equilibrio hidroelectrolítico. Vigilar y corregir el equilibrio ácido-base.
Vigilar y corregir, si es preciso, niveles séricos de calcio y magnesio.
Monitorizar función cardíaca y renal.

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Detergentes en polvo de baja espuma para ropa de color

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal (náuseas, vómitos, diarrea). Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, alteraciones hidroelectrolíticas (efecto laxante y deplección de niveles de iones séricos, sobre todo de calcio y magnesio) y como consecuencia, posibles alteraciones cardíacas y musculares.
Además, posible aparición diferida de eritema y dermatitis (debido a la absorción del perborato). Posibilidad de afectación renal.

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar antiespumante seguido de líquidos, preferentemente leche. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Ingesta elevada

Tras administración de antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico, con protección de vías aéreas.
Vigilar el equilibrio hidroelectrolítico. Vigilar y corregir, si es preciso, niveles séricos de calcio y magnesio.
Monitorizar función cardíaca y renal.

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Productos para el prelavado de ropa

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal (náuseas, vómitos, diarrea). Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, alteraciones hidroelectrolíticas (efecto laxante)

Ingesta muy elevada

Posible deplección de niveles séricos de calcio. Posible aparición de hipoglucemia y acidosis. Posibilidad de efectación renal

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar antiespumante seguido de líquidos azucarados (leche o agua).
Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía

Ingesta elevada

Tras administración del antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas.
Vigilar el equilibrio hidroelectrolítico. Vigilar y corregir el equilibrio ácido-base.
Vigilar y corregir, si es preciso, niveles séricos de calcio.
Monitorizar función cardíaca y renal.

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Anticalcareos para lavado de ropa

Toxicidad

Contacto

Irritación ligera de piel y mucosas.

Ingestión

Irritación gastrointestinal con diarrea. Deplección de electrólitos, sobre todo calcio y magnesio

Ingesta elevada

Alteraciones cardíacas y musculares

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Dilución con líquidos abundantes (preferentemente leche)

Ingestas masivas

Vigilar el equilibrio hidroelectrolítico.
Vigilar y corregir, si es preciso, niveles séricos de calcio y magnesio. Control ECG, si es preciso


Blanqueantes líquidos liberadores de oxígeno

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal. Posibilidad de lesiones cáusticas

Ingesta elevada

Posible distensión abdominal

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (15 min.) con suero fisiológico. Revisión oftalmológica si procede

Ingestión

Dilución con leche albuminosa

Ingesta elevada

Aspiración del contenido gástrico con protección de vía aérea.
Valorar la posibilidad de existencia de lesiones mucosas. En caso de distensión abdominal, sondaje nasogástrico

Contraindicaciones

No provocar el vómito


Blanqueantes en polvo liberadores de oxígeno

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal (náuseas, vómitos, diarrea). Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, alteraciones hidroelectrolíticas (efecto laxante y deplección de niveles de iones séricos, sobre todo de calcio y magnesio) y como consecuencia, posibles alteraciones cardíacas y musculares.

Además, posible aparición diferida de eritema y dermatitis (debido a la absorción del perborato). Posibilidad de afección renal

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar antiespumante seguido de líquidos preferentemente leche.
Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía

Ingesta elevada

Tras administración del antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas.
Vigilar el equilibrio hidroelectrolítico. Vigilar y corregir, si es preciso, niveles séricos de calcio y magnesio.
Monitorizar función cardíaca y renal.

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Suavizantes convencionales para ropa

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal. Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Alteraciones del equilibrio hidroelectrolítico debido al efecto laxante. Además se puede superponer sintomatología sistemática: hipotensión, taquicardia, arritmias, bloqueo neuromuscular, fasciculaciones, convulsiones, parálisis músculo-esqueléticas, depresión del S.N.C.

Tratamiento

Contacto

Lavado de la zona con agua corriente y jabón neutro

Ingesta

En ingestas escasas administrar antiespumante, leche albuminosa o protectores de mucosa

Ingesta elevada

Además, tras administración del antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas.
Puede administrarse solución diluida de jabón (tensioactivos aniónicos), que tiene efecto antidótico frente a los tensioactivos no absorbidos; la administración se hará preferentemente por sonda n.g. a fin de evitar la eventual inducción al vómito

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico sin protección de vías aéreas


Suavizantes concentrados de ropa

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas, causticidad en altas concentraciones

Ingestión

Irritación o causticación de mucosa oral, esofágica y gastrointestinal. Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Pueden producirse lesiones esofágicas y gástricas, con perforación y peritonitis, o mediastinitis.
Alteraciones del equilibrio hidroelectrolítico debido al efecto laxante.
Además se puede superponer sintomatología sistemática: hipotensión, taquicardia, arritmias, bloqueo neuromuscular, fasciculaciones, convulsiones, parálisis músculo-esqueléticas, depresión del S.N.C.

Tratamiento

Contacto

Lavado de la zona con agua corriente y jabón neutro. Tratamiento sintomático de las lesiones

Ingesta

En ingestas escasas administrar antiespumante, leche albuminosa o protectores de mucosa

Ingesta elevada

Si no existen signos de lesiones en mucosa digestiva, tratamiento similar al especificado en ingestas escasas pero, con observación al menos 24 h. y valorar posible esofagoscopia según clínica

Ingesta masiva

En este caso valorar la relación riesgo-beneficio de realizar una aspiración del contenido gástrico tras administración de antiespumante, a pesar de la causticidad del producto.
Puede administrarse solución diluida de jabón (tensioactivos aniónicos), que tiene efecto antidótico frente a los tensioactivos catiónicos no absorbidos; la administración se hará preferentemente por sonda n.g. a fin de evitar la eventual inducción al vómito

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico sin protección de vías aéreas

Limpiadores y productos de mantenimiento

    Son productos cuya finalidad principal es la limpieza y mantenimiento de objetos y superficies del hogar, como suelos, maderas, plásticos, sanitarios, cristales, azulejos, metales, cueros, etc. Existe una gran variedad de productos de mantenimiento y limpieza, de acuerdo con su finalidad de uso (fregasuelos, abrillantadores, desatascadores, aprestos, cristalizadores, ambientadores, cremas de calzado, limpiacristales, limpiametales, quitagrasas, etc.). Estos productos pueden contener, entre otros componentes, disolventes, álcalis, ácidos, ceras, aditivos y otros auxiliares.

Limpiadores no concentrados de uso general

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal (náuseas, vómitos, diarrea). Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, alteraciones hidroelectrolíticas (efecto laxante y deplección de niveles de iones séricos, sobre todo de calcio y magnesio) y como consecuencia, posibles alteraciones cardíacas y musculares.
Posible aparición de hipoglucemia y acidosis. Posibilidad de afectación renal

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar antiespumante seguido de líquidos azucarados (leche o agua).
Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía

Ingesta elevada

Tras administración del antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas.
Vigilar el equilibrio hidroelectrolítico. Vigilar y corregir el equilibrio ácido-base. Vigilar y corregir, si es preciso, niveles séricos de calcio y magnesio.
Monitorizar función cardíaca y renal.

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Limpiadores concentrados de uso general

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal (náuseas, vómitos, diarrea). Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, alteraciones hidroelectrolíticas (efecto laxante y deplección de niveles de iones séricos, sobre todo de calcio y magnesio) y como consecuencia, posibles alteraciones cardíacas y musculares.
Posible aparición de hipoglucemia y acidosis. Posibilidad de afectación renal

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar antiespumante seguido de líquidos azucarados (leche o agua).
Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía

Ingesta elevada

Tras administración del antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas.
Vigilar el equilibrio hidroelectrolítico. Vigilar y corregir el equilibrio ácido-base. Vigilar y corregir, si es preciso, niveles séricos de calcio y magnesio.
Monitorizar función cardíaca y renal.

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Limpiacristales y multiusos

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal

Ingesta elevada

Embriaguez y alteraciones metabólicas (acidosis e hipoglucemia).

Posible lesión renal

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar líquidos azucarados abundantes. Administrar carbón activado.

Ingesta elevada

Realizar lavado gástrico con protección de vías aéreas seguido de carbón activado.
Vigilar el equilibrio ácido-base e hidroelectrolítico (sobre todo calcio), control de glucemia e hidratación del paciente. Vigilar posibles síntomas neurológicos. Descartar posible lesión renal

Contraindicaciones

No provocar el vómito


Limpiadores en bloques con compuestos de cloro activo para sanitarios

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas. Posibles lesiones cáusticas

Ingestión

Irritación gastrointestinal con posibles lesiones cáusticas. Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, alteraciones del equilibrio hidroelectrolítico por pérdidas masivas de líquido y electrólitos

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico. Posterior revisión oftalmológica para el tratamiento sintomático de las posibles lesiones cáusticas

Ingestión

Administrar antiespumante, seguido de protectores de la mucosa. También se pueden utilizar líquidos albuminosos en ausencia de lesión esofágica.
Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía

Ingestas masivas

Además, hospitalización del intoxicado y valorar la realización de endoscopia y tratamiento ulterior si procede.
Vigilar equilibrio hidroelectrolítico

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Limpiadores líquidos con compuestos de cloro activo

Toxicidad

Contacto

Irritación de mucosas y de piel en caso de contacto prolongado

Ingestión

Irritación gastrointestinal. Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, posibles lesiones cáusticas y alteración del equilibrio ácido-base

Inhalación

Sobre todo si se mezcla con productos ácidos o amoníaco, irritación traqueobronquial.
En alta concentración, posible neumonitis con edema agudo de pulmón

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante y jabón neutro. Tratamiento sintomático

Contacto ocular

Lavado continuo durante 15 min. con suero fisiológico y posterior revisión oftalmológica (si se requiere)

Ingestión

Administración de líquidos albuminosos y observación

Ingesta elevada

Además, valorar realización de endoscopía según clínica, y tratamiento ulterior si procede. Vigilar equilibrio ácido-base

Inhalación

Radiografía de tórax si existen síntomas respiratorios, y tratamiento en consecuencia

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. No se deben administrar neutralizantes químicos


Limpiadores en polvo con compuestos de cloro activo

Toxicidad

Contacto

Irritación leve de mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal leve

Tratamiento

Contacto en mucosas

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo durante 10 min. con suero fisiológico

Ingestión

Dilución con líquidos abundantes

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Limpiadores en bloque para sanitarios basados en tensioactivos

Toxicidad

Contacto

Irritación ligera de mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal leve o moderada. Posible neumonía por aspiración, sobre todo en niños

Ingesta elevada

Alteraciones del equilibrio hidroelectrolítico por pérdidas masivas de líquido y electrólitos (efecto laxante)

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar antiespumante, seguido de líquidos. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía

Ingestas masivas

Tras la administración de antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico, con protección de vías aéreas. Vigilar equilibrio hidroelectrolítico

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Limpiadores líquidos para sanitarios basados en ácidos orgánicos

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal

Ingesta elevada

Deplección de electrólitos, sobre todo calcio. Alteraciones cardíacas y musculares

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (15 min.) con suero fisiológico. Revisión oftalmológica si procede

Ingestión

Dilución con líquidos albuminosos abundantes (preferentemente leche). Administrar protectores de la mucosa gástrica

Ingesta elevada

Valorar la realización de lavado gástrico con protección de vía aérea. Controlar niveles séricos de iones, sobre todo calcio, y suplementar si es preciso.
Control ECG, si existe hipocalcemia

Contraindicaciones

No provocar el vómito


Limpiadores líquidos para sanitarios basados en ácidos inorgánicos

Toxicidad

Contacto

Causticidad en piel y mucosas

Ingestión

Lesiones cáusticas. Posible disminución de ión calcio sérico con alteraciones cardíacas y musculares. Posible hepatotoxicidad

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante. Tratamiento de lesiones cáusticas

Contacto ocular

Lavado continuo (15 min.) con suero fisiológico. Revisión oftalmológica posterior

Ingestión

Hospitalización. Valorar realización endoscópica según clínica. Vigilar el equilibrio hidroelectrolítico (sobre todo niveles de calcio). ECG si procede.
Vigilar función hepática

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. No administrar neutralizantes químicos


Limpiadores líquidos para sanitarios basados en catiónicos

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal. Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Alteraciones del equilibrio hidroelectrolítico debido al efecto laxante. Además, se puede superponer sintomatología sistémica: hipotensión, taquicardia, arritmias, bloqueo neuromuscular, fasciculaciones, convulsiones, parálisis músculo-esqueléticas, depresión del S.N.C.

Tratamiento

Contacto

Lavado de la zona con agua corriente y jabón neutro

Ingesta

En ingestas escasas administrar antiespumante, leche albuminosa o protectores de mucosa

Ingesta elevada

Además, tras administración de antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas.
Puede administrarse solución diluida de jabón (tensoactivos aniónicos), que tiene efecto antidótico frente a los tensoactivos catiónicos no absorbidos; la administración se hará preferentemente por sonda n.g. a fin de evitar la eventual inducción al vómito

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico sin protección de vías aéreas


Limpiadores en polvo para sanitarios

Toxicidad

Contacto

Irritación leve de mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal leve

Tratamiento

Contacto en mucosas

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo durante 10 min. con suero fisiológico

Ingestión

Administrar antiespumante seguido de dilución con líquidos abundantes

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Limpiadores abrillantadores líquidos de muebles en emulsión (incluyendo aerosoles)

Toxicidad

Contacto

Irritación de mucosas. Irritación dérmica en contactos prolongados

Ingestión

Irritación gastrointestinal con diarrea. Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, si se ha producido absorción importante, puede aparecer hepatotoxicidad y alteraciones neurológicas

Inhalación

Puede aparecer neumonía.

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua jabonosa

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar aceite de parafina seguido de carbón activado y purgante tipo salino. Administrar protectores de la mucosa gástrica. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Ingestas masivas

Aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas. Observación. Sintomático

Inhalación

Control radiológico y tratamiento sintomático según clínica

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. En caso de aspiración del contenido gástrico, realizarlo siempre con protección de vías aéreas.
No administrar leche ni grasas


Limpiadores abrillantadores líquidos de muebles en solución (incluyendo aerosoles)

Toxicidad

Contacto

Irritación de mucosas. Irritación dérmica en contactos prolongados

Ingestión

Irritación gastrointestinal con diarrea. Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, si se ha producido absorción importante, puede aparecer hepatotoxicidad y alteraciones neurológicas

Inhalación

Puede aparecer neumonía.

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua jabonosa

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar aceite de parafina seguido de carbón activado y purgante tipo salino. Administrar protectores de la mucosa gástrica. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Ingestas masivas

Aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas. Observación. Sintomático

Inhalación

Control radiológico y tratamiento sintomático según clínica

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. En caso de aspiración del contenido gástrico, realizarlo siempre con protección de vías aéreas.
No administrar leche ni grasas


Abrillantadores de muebles. Cera en pasta

Toxicidad

Contacto

Irritación de mucosas. Irritación dérmica en contactos prolongados

Ingestión

Irritación gastrointestinal con diarrea. Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, si se ha producido absorción importante, puede aparecer hepatotoxicidad y alteraciones neurológicas

Inhalación

Puede aparecer neumonía.

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua jabonosa

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar aceite de parafina seguido de carbón activado y purgante tipo salino. Administrar protectores de la mucosa gástrica. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Ingestas masivas

Aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas. Observación. Sintomático

Inhalación

Control radiológico y tratamiento sintomático según clínica

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. En caso de aspiración del contenido gástrico, realizarlo siempre con protección de vías aéreas.
No administrar leche ni grasas


Abrillantadores de suelos de madera (pulimento autobrillante en base agua)

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal con diarrea

Ingesta elevada

Alteraciones metabólicas (ácido-base e hipoglucemia). Posibles alteraciones cardíacas y renales

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua jabonosa

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Dilución con líquidos azucarados abundantes

Ingesta elevada

Realizar lavado gástrico, con protección de vías aéreas.
Vigilar equilibrio hidroelectrolítico, ácido-base y glucemia.
Vigilar función cardíaca y renal

Contraindicaciones

No provocar el vómito


Abrillantadores para suelo duro

Toxicidad

Contacto

Irritación leve de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal con diarrea

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua jabonosa

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar líquidos abundantes y protectores de la mucosa.
Vigilar y mantener el equilibrio hidroelectrolítico

Contraindicaciones

No provocar el vómito


Cristalizadores de suelos duros

Toxicidad

Contacto

Lesiones cáusticas en piel y mucosas

Ingestión

Cualquier ingesta debe considerarse como potencialmente letal.
Lesiones cáusticas esofagogástricas.
Hipocalcemia intensa y de instauración brusca, sobre todo en niños de corta edad. Alteraciones cardíacas dependientes de la hipocalcemia

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante. Tratamiento de las quemaduras químicas producidas

Contacto ocular

Lavado continuo (15-20 min.) con suero fisiológico. Y revisión oftalmológica para el tratamiento de las lesiones cáusticas

Ingestión

Hospitalización. Valorar la relación riesgo-beneficio de realizar una aspiración del contenido gástrico a pesar de la causticidad del producto.
Si existen alteraciones cardíacas y, en cualquier caso en ingestas en niños de corta edad, ingreso en UVI con monitorización electrocardiográfica y de los niveles de calcio sérico. Administrar gluconato cálcico.
Realizar endoscopia si la clínica lo justifica

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico sin protección de vía aérea


Limpiadores quitamanchas para tejidos (incluyendo aerosoles)

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal. Hipotensión. depresión del S.N.C. Posible hepatonefrotoxicidad

Inhalación

Irritación respiratoria que puede llegar a causar edema agudo de pulmón

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante y jabón neutro

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar aceite de parafina seguido de aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas. A continuación administrar carbón activado y purgantes salinos.
Dieta de protección hepática. Forzar diuresis. Vigilar función renal.
Tratamiento sintomático en función de la clínica presentada.

Inhalación

Administrar oxígeno. Forzar diuresis

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico sin protección de vía aérea


Aprestos o almidones líquidos para tejidos (incluyendo aerosoles)

Toxicidad

Contacto

Irritación leve de mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal leve

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar líquidos abundantes

Contraindicaciones

No provocar el vómito


Limpiadores y acondicionadores para alfombras y tapicerías (incluyendo aerosoles)

Toxicidad

Contacto

Irritación ligera de mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal leve o moderada. Posible neumonía por aspiración, sobre todo en niños

Ingesta elevada

Alteraciones del equilibrio hidroelectrolítico por pérdidas masivas de líquido y electrólitos (efecto laxante)

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar antiespumante, seguido de líquidos. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Ingestas masivas

Tras administración de antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico, con protección de vías aéreas. Vigilar equilibrio hidroelectrolítico

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Limpiacalzados en pasta (latas)

Toxicidad

Contacto

Irritación de mucosas. Irritación dérmica en contactos prolongados

Ingestión

Irritación gastrointestinal con diarrea. Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, si se ha producido absorción importante, puede aparecer hepatotoxicidad y alteraciones neurológicas

Inhalación

Puede aparecer neumonía.

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua jabonosa

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar aceite de parafina seguido de carbón activado y purgante tipo salino. Administrar protectores de la mucosa gástrica. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Ingestas masivas

Aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas. Observación. Sintomático

Inhalación

Control radiológico y tratamiento sintomático según clínica

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. En caso de aspiración del contenido gástrico, realizarlo siempre con protección de vías aéreas.
No administrar leche ni grasas


Limpiacalzados en tubo

Toxicidad

Contacto

Irritación de mucosas. Irritación dérmica en contactos prolongados

Ingestión

Irritación gastrointestinal con diarrea. Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, si se ha producido absorción importante, puede aparecer hepatotoxicidad y alteraciones neurológicas

Inhalación

Puede aparecer neumonía.

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua jabonosa

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar aceite de parafina seguido de carbón activado y purgante tipo salino. Administrar protectores de la mucosa gástrica. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Ingestas masivas

Aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas. Observación. Sintomático

Inhalación

Control radiológico y tratamiento sintomático según clínica

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. En caso de aspiración del contenido gástrico, realizarlo siempre con protección de vías aéreas.
No administrar leche ni grasas


Limpiacalzados líquidos autobrillantes

Toxicidad

Contacto

No es de esperar clínica por contacto cutáneo. Unicamente ligera irritación en caso de contacto mucoso

Ingestión

Ligera irritación gastrointestinal con diarrea. Posible neumonía por aspiración en caso de presentarse vómitos

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Diluir con líquidos abundantes. El resto del tratamiento será sintomático

Contraindicaciones

No provocar el vómito


Limpiadores de hornos en aerosol

Toxicidad

Contacto

Causticidad en piel y mucosas

Ingestión

Lesiones cáusticas. Normalmente éstas se encuentran localizadas en la mucosa oral, ya que la presentación es en aerosoles. Si eventualmente se ingiriera el producto líquido, podrían aparecer lesiones cáusticas esofagogástricas

Inhalación

Irritación de vías aéreas superiores. Posible neumonitis química y lesiones cáusticas

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante. Tratamiento de lesiones cáusticas

Contacto ocular

Lavado continuo (15-20 min.) con suero fisiológico. Revisión oftalmológica posterior

Ingestión

Observación y evaluación de las lesiones en mucosa oral y tractodigestivo. Valorar realización endoscópica según clínica

Inhalación

En caso de aparición de clínica revisión radiológica y tratamiento sintomático

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. No administrar neutralizantes químicos


Limpiadores para vitrocerámicas

Toxicidad

Contacto

Irritación de mucosas. Irritación dérmica en contactos prolongados

Ingestión

Irritación gastrointestinal con diarrea. Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, si se ha producido absorción importante, puede aparecer hepatotoxicidad y alteraciones neurológicas

Inhalación

Puede aparecer neumonía.

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua jabonosa

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar aceite de parafina seguido de carbón activado y purgante tipo salino. Administrar protectores de la mucosa gástrica. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Ingestas masivas

Aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas. Observación. Sintomático

Inhalación

Control radiológico y tratamiento sintomático según clínica

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. En caso de aspiración del contenido gástrico, realizarlo siempre con protección de vías aéreas.
No administrar leche ni grasas


Limpiadores para horno microondas

Toxicidad

Contacto

Irritación ligera de mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal leve o moderada. Posible neumonía por aspiración, sobre todo en niños

Ingesta elevada

Alteraciones del equilibrio hidroelectrolítico por pérdidas masivas de líquido y electrólitos (efecto laxante)

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar antiespumante, seguido de líquidos. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Ingestas masivas

Tras administración de antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico, con protección de vías aéreas. Vigilar equilibrio hidroelectrolítico

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Limpiametales de base acuosa

Toxicidad

Contacto

Irritación ligera de mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal leve o moderada. Posible neumonía por aspiración, sobre todo en niños

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar antiespumante, seguido de líquidos. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Ingestas masivas

Tras administración de antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico, con protección de vías aéreas.

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico


Limpiaplata por fricción

Toxicidad

Contacto

Irritación leve de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal

Ingesta elevada

Embriaguez y alteraciones metabólicas (acidosis e hipoglucemia). Posible lesión renal

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar líquidos azucarados abundantes. Administrar carbón activado

Ingesta elevada

Realizar lavado gástrico con protección de vías aéreas seguido de carbón activado.
Vigilar el equilibrio ácido-base e hidroelectrolítico, control de glucemia e hidratación del paciente. Vigilar posibles síntomas neurológicos. Descartar posible lesión renal

Contraindicaciones

No provocar el vómito


Limpiaplata por inmersión

Toxicidad

Contacto

Causticidad en piel y mucosas

Ingestión

Lesiones cáusticas. Posible disminución de ión calcio sérico con alteraciones cardíacas y musculares. Posible hepatotoxicidad

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante. Tratamiento de lesiones cáusticas

Contacto ocular

Lavado continuo (15 min.) con suero fisiológico. Revisión oftalmológica posterior

Ingestión

Hospitalización. Valorar realización endoscópica según clínica. Vigilar el equilibrio hidroelectrolítico (sobre todo niveles de calcio). ECG si procede.
Vigilar función hepática

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. No administrar neutralizantes químicos


Limpiametales en base solvente

Toxicidad

Contacto

Irritación de mucosas. Irritación dérmica en contactos prolongados

Ingestión

Irritación gastrointestinal con diarrea. Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, si se ha producido absorción importante, puede aparecer hepatotoxicidad y alteraciones neurológicas

Inhalación

Puede aparecer neumonía.

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua jabonosa

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar aceite de parafina seguido de carbón activado y purgante tipo salino. Administrar protectores de la mucosa gástrica. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Ingestas masivas

Aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas. Observación. Sintomático

Inhalación

Control radiológico y tratamiento sintomático según clínica

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. En caso de aspiración del contenido gástrico, realizarlo siempre con protección de vías aéreas.
No administrar leche ni grasas


Limpiametales para acero inoxidable en base solvente

Toxicidad

Contacto

Irritación de mucosas. Irritación dérmica en contactos prolongados

Ingestión

Irritación gastrointestinal con diarrea. Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, si se ha producido absorción importante, puede aparecer hepatotoxicidad y alteraciones neurológicas

Inhalación

Puede aparecer neumonía.

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua jabonosa

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar aceite de parafina seguido de carbón activado y purgante tipo salino. Administrar protectores de la mucosa gástrica. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Ingestas masivas

Aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas. Observación. Sintomático

Inhalación

Control radiológico y tratamiento sintomático según clínica

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. En caso de aspiración del contenido gástrico, realizarlo siempre con protección de vías aéreas.
No administrar leche ni grasas


Limpiametales para acero inoxidable en base ácida

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal

Ingesta elevada

Deplección de electrólitos, sobre todo calcio. Alteraciones cardíacas y musculares

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (15 min.) con suero fisiológico. Revisión oftalmológica si procede

Ingestión

Dilución con líquidos albuminosos abundantes (preferentemente leche). Administrar protectores de la mucosa gástrica

Ingesta masiva

Valorar la realización de lavado gástrico con protección de vía aérea. Controlar niveles séricos de iones, sobre todo calcio, y suplementar si es preciso.
Control ECG, si existe hipocalcemia


Limpiametales para acero inoxidable en base alcohólica

Toxicidad

Contacto

Irritación leve de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal

Ingesta elevada

Embriaguez y alteraciones metabólicas (acidosis e hipoglucemia). Posible lesión renal

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar líquidos azucarados abundantes. Administrar carbón activado

Ingesta elevada

Realizar lavado gástrico con protección de vías aéreas seguido de carbón activado.
Vigilar el equilibrio ácido-base e hidroelectrolítico (sobre todo calcio), control de glucemia e hidratación del paciente. Vigilar posibles síntomas neurológicos. Descartar posible lesión renal

Contraindicaciones

No provocar el vómito


Quitagrasas basados en álcalis fuertes cáusticos

Toxicidad

Contacto

Causticidad en piel y mucosas

Ingestión

Lesiones cáusticas esofagogástricas. Alteraciones metabólicas (hipoglucemia, hipocalcemia y alteración del equilibrio ácido-base). Alteraciones cardíacas, musculares y renales

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante. Tratamiento de lesiones cáusticas

Contacto ocular

Lavado continuo (15 min.) con suero fisiológico. Revisión oftalmológica posterior

Ingestión

Hospitalización. Valorar realización endoscópica según clínica. Vigilar el equilibrio ácido-base, glucemia y calcemia. ECG si procede

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. No administrar neutralizantes químicos


Quitagrasas que no incluyen en su fórmula álcalis fuertes cáusticos

Toxicidad

Contacto

Causticidad en piel y mucosas

Ingestión

Posibles lesiones cáusticas esofagogástricas. Alteraciones metabólicas (hipoglucemia, hipocalcemia y alteración del equilibrio ácido-base). Alteraciones cardíacas, musculares y renales

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante. Tratamiento de lesiones cáusticas

Contacto ocular

Lavado continuo (15 min.) con suero fisiológico. Revisión oftalmológica posterior

Ingestión

Si no se sospecha la existencia de lesiones en la mucosa, administrar líquidos albuminosos.
Si se sospecha la existencia de lesiones: hospitalización. Valorar realización endoscópica según clínica. Vigilar el equilibrio ácido-base, glucemia y calcemia. ECG si procede

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. No administrar neutralizantes químicos


Limpiadores anticalcáreos basados en ácidos orgánicos

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas.

Ingestión

Irritación gastrointestinal con diarrea. Deplección de electrólitos, sobre todo calcio y magnesio

Ingesta elevada

Alteraciones cardíacas y musculares

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Dilución con líquidos abundantes (preferentemente leche)

Ingesta elevada

Aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas. Vigilar el equilibrio hidroelectrolítico.
Vigilar y corregir, si es preciso, niveles séricos de calcio y magnesio. Control ECG


Limpiadores anticalcáreos basados en ácidos inorgánicos

Toxicidad

Contacto

Causticidad en piel y mucosas

Ingestión

Lesiones cáusticas. Posible disminución de ión calcio sérico con alteraciones cardíacas y musculares. Posible hepatotoxicidad

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante. Tratamiento de lesiones cáusticas

Contacto ocular

Lavado continuo (15 min.) con suero fisiológico. Revisión oftalmológica posterior

Ingestión

Hospitalización. Valorar realización endoscópica según clínica. Vigilar el equilibrio hidroelectrolítico (sobre todo niveles de calcio). ECG si procede.

Vigilar función hepática

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. No administrar neutralizantes químicos


Desatascadores en polvo

Toxicidad

Contacto

Causticidad en piel y mucosas

Ingestión

Lesiones cáusticas esofagogástricas

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante. Tratamiento de lesiones cáusticas

Contacto ocular

Lavado continuo (15 min.) con suero fisiológico. Revisión oftalmológica posterior

Ingestión

Hospitalización. Valorar realización endoscópica según clínica. Vigilar el equilibrio ácido-base

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. No administrar neutralizantes químicos


Desatascadores líquidos

Toxicidad

Contacto

Causticidad en piel y mucosas

Ingestión

Lesiones cáusticas esofagogástricas

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante. Tratamiento de lesiones cáusticas

Contacto ocular

Lavado continuo (15 min.) con suero fisiológico. Revisión oftalmológica posterior

Ingestión

Hospitalización. Valorar realización endoscópica según clínica. Vigilar el equilibrio ácido-base

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. No administrar neutralizantes químicos


Ambientadores en aerosol

Toxicidad

Contacto

Irritación leve de mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal leve

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo durante 10 min. con suero fisiológico

Ingestión

Dilución con líquidos abundantes, preferentemente azucarados


Ambientadores líquidos pulverizables

Toxicidad

Contacto

Irritación leve de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal

Ingesta elevada

Embriaguez y alteraciones metabólicas (acidosis e hipoglucemia). Posible lesión renal

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar líquidos azucarados abundantes. Administrar carbón activado

Ingesta elevada

Realizar lavado gástrico con protección de vías aéreas seguido de carbón activado.
Vigilar el equilibrio ácido-base e hidroelectrolítico, control de glucemia e hidratación del paciente. Vigilar posibles síntomas neurológicos. Descartar posible lesión renal


Ambientadores líquidos concentrados

Toxicidad

Contacto

Irritación leve de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal

Ingesta elevada

Embriaguez y alteraciones metabólicas (acidosis e hipoglucemia). Posible lesión renal

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar líquidos azucarados abundantes. Administrar carbón activado

Ingesta elevada

Realizar lavado gástrico con protección de vías aéreas seguido de carbón activado.
Vigilar el equilibrio ácido-base e hidroelectrolítico, control de glucemia e hidratación del paciente. Vigilar posibles síntomas neurológicos. Descartar posible lesión renal

Contraindicaciones

No provocar el vómito

Insecticidas

    Son productos cuya finalidad principal es eliminar los insectos (y otros artrópodos pequeños como arañas, cienpiés, etc.) presentes en el hogar o prevenir su acceso a él. Existe una gran variación de formulaciones y formas de aplicación según sean los insectos a combatir (voladores, rastreros o polillas) y las zonas en las que se aplica el producto.

Insecticidas en aerosol para voladores y productos de hogar y plantas

Toxicidad

Contacto

Irritación de mucosas. Irritación dérmica en contactos prolongados. Sensibilización frecuente con parestesias

Ingestión

Irritación gastrointestinal con diarrea. Posible neumonía por aspiración

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua jabonosa. Administrar vitamina E tópica para tratamiento de las parestesias

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar aceite de parafina seguido de carbón activado y purgante tipo salino. Dilución con agua. Administrar protectores de la mucosa gástrica. Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. En caso de aspiración del contenido gástrico, realizarlo siempre con protección de vías aéreas.
No administrar leche ni grasas


Insecticidas en pastillas para dispositivo eléctrico para insectos voladores

Toxicidad

Contacto mucoso

Irritación leve de mucosas

Ingestión

Ligera irritación gastrointestinal

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua

Ingestión

Dilución con líquidos

Ingesta elevada

Además, administrar carbón activado y purgante tipo salino


Insecticidas líquidos para dispositivo eléctrico para insectos voladores

Toxicidad

Contacto

Irritación de mucosas. Irritación dérmica en contactos prolongados. Sensibilización frecuente con parestesias

Ingestión

Irritación gastrointestinal con diarrea. Posible neumonía por aspiración

Ingesta elevada

Además, si se ha producido absorción importante, puede aparecer hepatotoxicidad y alteraciones neurológicas

Inhalación

Puede aparecer neumonía.

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua jabonosa. Administrar vitamina E tópica para parestesias

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar aceite de parafina seguido de carbón activado y purgante tipo salino. Administrar protectores de la mucosa gástrica.
Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Ingestas masivas

Aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas. Observación. Sintomático

Inhalación

Control radiológico y tratamiento sintomático según clínica

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. En caso de aspiración del contenido gástrico, realizarlo siempre con protección de vías aéreas.
No administrar leche ni grasas


Insecticidas en espirales para voladores

Toxicidad

Contacto mucoso

Irritación leve de mucosas

Ingestión

Ligera irritación gastrointestinal

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua

Ingestión

Dilución con líquidos

Ingesta elevada

Además, administrar carbón activado y purgante tipo salino


Insecticidas de base acuosa en aerosol para cucarachas y hormigas (incluye espumas)

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas. Si el contacto es prolongado y de amplias superficies cutáneas, puede existir absorción suficiente para producir intoxicación sistémica

Inhalación

Irritación de vías aéreas. La inhalación de altas concentraciones o por tiempo prolongado, puede producir intoxicación sistémica

Ingestión (y los demás casos de intoxicación sistémica)

Irritación gastrointestinal y efectos colinérgicos muscarínicos y nicotínicos

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua y jabón. En caso de aparición de clínica, continuar con el tratamiento de la intoxicación sistémica

Inhalación

Retirar al paciente del ambiente contaminado. Si aparece clínica, realizar placa de torax e instaurar tratamiento de la intoxicación sistémica

Ingestión

Lavado gástrico con protección de vías aéreas. Administrar carbón activado y a continuación purgante salino

Tratamiento de la intoxicación sistémica

Administrar atropina hasta que cedan los síntomas de parasimpaticomimesis. Administrar reactivadores de colinesterasa.
Hospitalización y tratamiento sintomático en función de la clínica

Contraindicaciones

No administrar grasas por vía oral ni aplicar pomadas grasas.
No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. En caso de aspiración del contenido gástrico, realizarlo siempre con protección de vías aéreas.


Insecticidas de base solvente para cucarachas y hormigas en aerosol

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas. Si el contacto es prolongado y de amplias superficies cutáneas, puede existir absorción suficiente para producir intoxicación sistémica

Inhalación

Irritación de vías aéreas. La inhalación de altas concentraciones o por tiempo prolongado, puede producir intoxicación sistémica

Ingestión (y los demás casos de intoxicación sistémica)

Irritación gastrointestinal y efectos colinérgicos muscarínicos y nicotínicos

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua y jabón. En caso de aparición de clínica, continuar con el tratamiento de la intoxicación sistémica

Inhalación

Retirar al paciente del ambiente contaminado. Si aparece clínica, realizar placa de torax e instaurar tratamiento de la intoxicación sistémica

Ingestión

Lavado gástrico con protección de vías aéreas. Administrar carbón activado y a continuación purgante salino

Tratamiento de la intoxicación sistémica

Administrar atropina hasta que cedan los síntomas de parasimpaticomimesis. Administrar reactivadores de colinesterasa únicamente en el caso de que la composición del producto existan organofosforados solos o en combinación con insecticidas carbámicos.
No administrar en composiciones que contengan carbámicos solos.
Hospitalización y tratamiento sintomático en función de la clínica

Contraindicaciones

No administrar grasas por vía oral ni aplicar pomadas grasas.
No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico sin protección de vías aéreas


Insecticidas en forma de cebos o trampas para cucarachas y hormigas

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas. Si el contacto es prolongado y de amplias superficies cutáneas, puede existir absorción suficiente para producir intoxicación sistémica

Ingestión (y los demás casos de intoxicación sistémica)

Irritación gastrointestinal y efectos colinérgicos muscarínicos y nicotínicos

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua y jabón. En caso de aparición de clínica, continuar con el tratamiento de la intoxicación sistémica

Ingestión

Lavado gástrico. Administrar carbón activado y a continuación purgante salino

Tratamiento de la intoxicación sistémica

Administrar atropina hasta que cedan los síntomas de parasimpaticomimesis. Administrar reactivadores de colinesterasa. Hospitalización y tratamiento sintomático en función de la clínica

Contraindicaciones

No administrar grasas por vía oral ni aplicar pomadas grasas.


Insecticidas en polvo para cucarachas y hormigas

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas. Si el contacto es prolongado y de amplias superficies cutáneas, puede existir absorción suficiente para producir intoxicación sistémica

Inhalación

Irritación de vías aéreas. La inhalación de altas concentraciones o por tiempo prolongado, puede producir intoxicación sistémica

Ingestión (y los demás casos de intoxicación sistémica)

Irritación gastrointestinal y efectos colinérgicos muscarínicos y nicotínicos

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua y jabón. En caso de aparición de clínica, continuar con el tratamiento de la intoxicación sistémica

Inhalación

Retirar al paciente del ambiente contaminado. Si aparece clínica, realizar placa de torax e instaurar tratamiento de la intoxicación sistémica

Ingestión

Lavado gástrico. Administrar carbón activado y a continuación purgante salino

Tratamiento de la intoxicación sistémica

Administrar atropina hasta que cedan los síntomas de parasimpaticomimesis. Administrar reactivadores de colinesterasa únicamente en el caso de que la composición del producto existan organofosforados solos o en combinación con insecticidas carbámicos.
No administrar en composiciones que contengan carbámicos solos.
Hospitalización y tratamiento sintomático en función de la clínica

Contraindicaciones

No administrar grasas por vía oral ni aplicar pomadas grasas.


Antipolillas en pastillas o bolas

Toxicidad

Contacto mucoso

Irritación leve de mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal

Ingesta elevada

Además, posible lesión hepato-renal. Estimulación o depresión del S.N.C. Metahemoglobinemia. Posibilidad de irritación miocárdica

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua y jabón

Ingestión

La ingesta de dosis menores a 0.3 g/Kg no precisa provocar el vómito, y es suficiente con la administración de aceite de parafina seguido de carbón activado y purgante tipo salino. Dilución con líquidos grasos

Ingesta elevada

En caso de dosis superiores a 0.3g/Kg, provocar el vómito con jarabe de ipecacuana seguido de aceite de parafina, carbón activado y purgante tipo salino. Forzar diuresis alcalina. Vigilar posible metahemoglobinemia. Hospitalización. Vigilancia ECG

Contraindicaciones

No administrar grasas. No realizar lavado gástrico ya que el diámetro de la sonda suele ser menor que el de la sonda


Antipolillas en soporte impregnado

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas. Si el contacto es prolongado y de amplias superficies cutáneas, puede existir absorción suficiente para producir intoxicación sistémica

Ingestión (y los demás casos de intoxicación sistémica)

Irritación gastrointestinal y efectos colinérgicos muscarínicos y nicotínicos

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua y jabón. En caso de aparición de clínica, continuar con el tratamiento de la intoxicación sistémica

Inhalación

Retirar al paciente del ambiente contaminado. Si aparece clínica, realizar placa de torax e instaurar tratamiento de la intoxicación sistémica

Ingestión

Lavado gástrico. Administrar carbón activado y a continuación purgante salino

Tratamiento de la intoxicación sistémica

Administrar atropina hasta que cedan los síntomas de parasimpaticomimesis. Administrar reactivadores de colinesterasa. Hospitalización y tratamiento sintomático en función de la clínica

Contraindicaciones

No administrar grasas por vía oral ni aplicar pomadas grasas.


Antipolillas líquidos

Toxicidad

Contacto

Irritación de mucosas. Irritación dérmica en contactos prolongados. Sensibilización frecuente con parestesias

Ingestión

Irritación gastrointestinal con diarrea. Posible neumonía por aspiración

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua jabonosa. Administrar vitamina E tópica para tratamiento de las parestesias

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar aceite de parafina seguido de carbón activado y purgante tipo salino. Dilución con agua. Administrar protectores de la mucosa gástrica.
Si hay aspiración, vigilar posible aparición de neumonía.

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. En caso de aspiración del contenido gástrico, realizarlo siempre con protección de vías aéreas.
No administrar leche ni grasas

Rodenticidas

    Son productos cuya finalidad es eliminar las ratas y ratones del hogar. se componen de un ingrediente activo diluido a muy baja concentración en un soporte alimenticio atractivo para los roedores domésticos. Su efecto en los roedores se produce al cabo de unos días y es parecido a una muerte por enfermedad o vejez, con lo que se evita el rechazo por parte de los roedores respecto al cebo rodenticida.

Rodenticidas para ratas y ratones

Toxicidad

Ingestión

La absorción sistémica de cantidades relevantes producen disminución de la coagulación sanguínea que puede ser diferida, y hemorragias subsiguientes en cualquier localización

Tratamiento

Ingestión

Emesis o lavado gástrico seguido de carbón activado y purgante salino. Realizar determinación del tiempo de coagulación, especialmente tiempo de protrombina.
El antídoto es la vitamina K1 por vía intramuscular. La dosis inicial a administrar es de 5-10 mg. en adultos y 1-5 mg. en niños, ajustando las siguientes administraciones en función de la alteración de la coagulación del intoxicado


Rodenticidas para ratones exclusivamente

Toxicidad

Ingestión elevada

Hipercalcemia y las alteraciones derivadas de ésta

Tratamiento

Ingestión elevada

Emesis o lavado gástrico seguido de purgante salino. Dieta pobre en calcio. Protección contra el sol. Corticoterapia.
Hospitalización si la hipercalcemia es severa


Lejía

Toxicidad

Contacto

Irritación de piel y mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal

Ingestión elevada

Alteraciones del equilibrio ácido-base. En caso de ingestas masivas (generalmente con fines autolíticos) pueden, eventualmente, aparecer lesiones cáusticas por contacto prolongado con la mucosa digestiva

Inhalación

Irritación broncopulmonar, especialmente intensa si se produce mezcla con amoniao o sustancias ácidas, que pueden desembocar en edema agudo de pulmón si la exposición es intensa y/o prolongada

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavar con agua jabonosa abundante

Contacto ocular

Lavado en arrastre con suero fisiológico templado durante 15 min.

Ingestión

Dilución con leche albuminosa. Administrar protectores de mucosa y observación del paciente

Ingesta elevada

Aspiración del contenido gástrico con protección de vías aéreas. Administrar protectores de mucosa. Vigilar el equilibrio ácido-base. Observación y valorar endoscopia según clínica

Inhalación

Ventilación. Radiografía de torax si existen síntomas respiratorios y tratamiento sintomático según clínica

Contraindicaciones

No utilizar neutralizantes químicos. No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico sin protección de vías aéreas.


Amoníaco

Toxicidad

Contacto cutáneo

Fuerte irritación, incluso lesiones cáusticas en caso de contacto prolongado o alta concentración

Contacto mucoso

Lesiones cáusticas

Ingestión

Lesiones cáusticas esofagogástricas

Inhalación

Irritación broncopulmonar, especialmente intensa si se produce mezcla con lejía y/o otros liberadores de cloro, que puede desembocar en edema agudo de pulmón si la exposición es intensa y/o prolongada

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante. Tratamiento de lesiones cáusticas

Contacto ocular

Lavado continuo (15 min.) con suero fisiológico. Revisión oftalmológica posterior

Ingestión

Hospitalización. Valorar realización endoscópica según clínica. Tratamiento sintomático

Inhalación

Ventilación. Radiografía de torax si existen síntomas respiratorios y tratamiento sintomático según clínica

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico. No utilizar neutralizantes químicos


Estropajos jabonosos

Toxicidad

Contacto

Irritación ligera de mucosas

Ingestión

Irritación gastrointestinal leve o moderada. Posible neumonía por aspiración de espuma, sobre todo en niños

Ingesta elevada

Alteraciones del equilibrio hidroelectrolítico por pérdidas masivas de líquido y electrólitos (efecto laxante). Posibilidad de vasodilatación y metahemoglobinemia, debido al nitrito sódico

Tratamiento

Contacto cutáneo

Lavado en arrastre con agua abundante

Contacto ocular

Lavado continuo (10 min.) con suero fisiológico

Ingestión

Administrar antiespumante, seguido de líquidos y alimentos ricos en fibra vegetal

Ingestas masivas

Tras administración de antiespumante, realizar aspiración del contenido gástrico, con protección de vías aéreas.
En función de la cantidad, tratamiento sintomático de la intoxicación por nitrito sódico

Contraindicaciones

No provocar el vómito ni realizar lavado gástrico

    En caso de duda sobre la composición, toxicidad o tratamiento descrito en estas fichas, así como cuando se desee consultar cualquier otro asunto relacionado con temas toxicológicos en su conjunto, se contactará con:

SERVICIO MEDICO DE INFORMACION TOXICOLOGICA

Madrid: Telf. (91) 562 04 20 (Horario de 24 horas, todos los días del año)

Barcelona: Telf. (93) 317 44 00 (Horario: de lunes a viernes de 08.00 a 15.00 h.)

Sevilla: Telf. (95) 437 12 33 (Horario: de lunes a viernes de 08.00 a 15.00 h.)


  Heridas y contusiones

Herida

    Es una rotura mayor o menor de la piel y a veces de los tejidos profundos, producida por el choque del cuerpo contra un objeto duro.

Contusión

    Es un magullamiento mayor o menor de la piel y tejidos, que se ocasiona por el choque del cuerpo contra un objeto romo. No existe rotura de la piel.

Conducta a seguir ante:

Heridas graves

No manipular sobre ellas ni intentar sacar los cuerpos extraños que no estén perfectamente aprehensibles; aplicar unas compresas de gasa estéril. Si no se dispone de ésta aplicar un pañuelo limpio sujetándolo con un imperdible y evacuar rápidamente al paciente.

Heridas leves

. Lavarse las manos.
. Limpiar la piel próxima a la herida con agua y jabón.
. Aplicar un antiséptico: mercurocromo, yodo, ...
. Colocar apósito y vendaje.

Casos particulares

Heridas con peligro de infección tetánica

. Dejar sangrar las heridas.
. Lavarlas con agua oxigenada en todos sus recovecos.
. Evacuar rápidamente al herido.

Heridas de cabeza

. Requieren cuidados generales: desinfección y vendaje.

Heridas de boca

. Colocar al herido en posición tal que la sangre salga al exterior y no se introduzca por las vías respiratorias produciendo asfixia.

Heridas de tórax

. Proteger con vendaje limpio y espeso, bien sujeto.
. Es preferible que se acueste del lado de la misma herida o bien que se mantenga sentado.

Heridas de vientre

. No intentar meter dentro de la cavidad abdominal cualquier víscera o trozo de intestino que sobresalga.
. No dar agua ni ningún liquido al herido a pesar de que éste lo pida.
. Aplicar vendaje compresivo, limpio y espeso.
. Evacuar rápidamente.


  Hemorragias

    Es el más llamativo de los fenómenos locales inmediatos que se presentan en todas las heridas. Su intensidad y características dependen de la clase y calibre de los vasos.

    La sangre se encuentra circulando por el interior de los vasos sanguíneos (arterias, venas y capilares), que la transportan por todo el cuerpo. Cuando alguno de estos vasos sanguíneos se rompe, la sangre sale de su interior, originándose así una hemorragia.

    Toda pérdida de sangre debe ser controlada cuanto antes, sobre todo si es abundante.

    En caso de hemorragias el organismo pone en funcionamiento su mecanismo para controlarla, agregando las plaquetas alrededor del vaso lesionado y formando un coagulo que tapona dicho vaso, impidiendo la salida de sangre. La atención de primeros auxilios contribuye a que este proceso sea efectivo. Esta atención debe ser inmediata porque en pocos minutos la pérdida de sangre puede ser total, ocasionando shock y muerte.

Hemorragia externa

    Es cuando vemos la sangre saliendo a través de una herida.

    Se divide en:

Hemorragia Capilar o Superficial

Compromete solo los vasos sanguíneos superficiales que irrigan la piel; generalmente esta hemorragia es escasa y se puede controlar fácilmente.

Hemorragia Venosa

Las venas llevan sangre de los órganos hacia el corazón; las hemorragias venosas se caracterizan porque la sangre es de color rojo oscuro y su salida es continua, de escasa o de abundante cantidad.

Hemorragia Arterial

Las arterias conducen la sangre desde el corazón hacia los demás órganos y el resto del cuerpo; la hemorragia arterial se caracteriza porque la sangre es de color rojo brillante, su salida es abundante y en forma intermitente, coincidiendo con cada pulsación.

    A fin de controlar y detener la emergencia (hemorragia), utilizaremos siempre tres métodos, de forma escalonada, utilizando el siguiente en caso de que el anterior no tenga éxito. Estos métodos son la compresión directa, la compresión arterial y el torniquete.

    En general se seguirán los siguientes pasos:

    - Compresión manual.

Directamente sobre la herida con un pañuelo o gasas estériles de forma enérgica para cohibir la hemorragia.

- Contención provisional.

Se efectúa por medio de vendajes elásticos y torniquetes.

Este proceder es sólo aplicable a las heridas de los miembros. Para contener una hemorragia arterial es preciso ligar el miembro por encima de la herida lo suficientemente fuerte. Los mejores medios para esto son los elásticos (vendas) y si no se dispone de éstas cualquier otro material que sea lo más ancho posible.

En estos procedimientos existen reglas de oro:

. Un tubo, venda o torniquete, no debe estar colocado nunca más de tres horas, y debe aflojarse cada 30 minutos.
. La compresión se aplicará siempre en muslo y brazo, nunca en antebrazo y pantorrilla.
. Anotar siempre a qué hora se comenzó el torniquete, en un sitio visible (en la frente del herido, en cartones)

Formas de cohibir hemorragias. Torniquete.

Manera de cohibir una hemorragia arrollando un tubo de goma en el miembro entre la herida y la raiz del mismo
Todo individuo con un torniquete debe llevar una indicación clara de la hora en la que se le aplico

    Manera de cohibir una hemorragia aplicando un torniquete hecho con un pañuelo y un trozo de madera.

1. Se arrolla y anuda el pañuelo.
2. Se sujeta el trozo de madera.
3. Se gira hasta que apriete lo suficiente.
4. Se fija el trozo de madera.
5. En caso de no haber trozo de madera o de no disponer del mismo se hace la compresión según se indica en la figura.

Compresión manual de arterias principales

Corte de cuello mostrando la posición de las arterias carótidas. Punto del cuello y forma de efectuar la compresión digital sobre la carótida derecha.

Posición de la arteria subclavia y manera de comprimirla.

Posición de la arteria humeral.

Manera de comprimir la arteria axilar en el hueco de la axila. Manera de comprimir la arteria humeral en el tercio medio del brazo. Manera de comprimir la arteria humeral en la parte anterior del pliegue del codo

Trayecto de la arteria femoral en el pliegue de la ingle a lo largo del muslo. Manera de comprimirla.

Corte transversal de la rodilla que muestra la posición de la arteria poplítea. Forma de comprimirla

Hemorragia interna

    Se entiende como hemorragia Interna a aquella que por sus características la sangre no fluye al exterior del cuerpo, sino que se queda en el interior, generalmente acumulándose debajo de la piel o en una cavidad orgánica, siendo éste caso el más grave.

    Las hemorragias Internas incluyen las lesiones graves que pueden causar shock, ataque cardiaco o fallo pulmonar. Pueden ser provocados por aplastamiento, punciones, desgarros en órganos y vasos sanguíneos y fracturas.

    Cualquiera que sea el tipo de hemorragia se produce disminución de la sangre circulante, que el organismo trata de mantener especialmente, en los órganos más importantes como: corazón, cerebro y pulmones.

Señales de las hemorragias internas

    Abdomen muy sensible o rígido, hematomas en diferentes partes del cuerpo. Pérdida de sangre por recto o vagina. Vómito con sangre. Fracturas cerradas. Manifestaciones de shock.

Atención de las hemorragias internas

    Si la víctima presenta síntomas de hemorragia interna o usted sospecha que la fuerza que ocasiono la lesión fue suficiente para provocarla, traslad la víctima lo más pronto posible. Controle la respiración y pulso cada 5 minutos. Abríguela. NO le de nada de tomar.

Hemorragias en áreas específicas del cuerpo

Cara y Cráneo. Cubra con una gasa o tela limpia. Si no sospecha que hay fractura haga presión directa hasta que la hemorragia se detenga.

Nariz (epitaxsis). Para detener una hemorragia nasal haga lo siguiente:
Siente a la víctima. La posición sentada reduce el riego sanguíneo para cabeza y nariz. Si es necesario incline la cabeza hacia adelante para evitar ingerir la sangre y ocasionar el vómito. Presione sobre el tabique de la nariz (arriba de las ventanas nasales) con sus dedos índice y pulgar. Esto permite obstruir la arteria principal que irriga la nariz. Si continua sangrando tapone con gasa humedecida en agua destilada o hervida. Aplique sobre la frente y la nariz compresas de agua fría o hielo (envuelto en una toalla gasa o compresa). No la exponga al Sol. No permita que se suene porque aumenta el sangrado. Remítalo a un centro asistencial.

Dentales (hemorragia Alveolar). Tapone el alvéolo o hueco de la encía que sangra con una gasa empapada en agua oxigenada (diluida) y explíquele que muerda con fuerza. NO le permita que haga buches con ningún tipo de solución y menos con agua tibia. NO le de bebidas alcohólicas. NO permita la introducción de elementos en el alvéolo como ceniza, sal, café etc. Remítalo al odontólogo.

Hemorragia Genital Femenina. Este tipo de hemorragias son frecuentes en casos de irregularidades en la menstruación, aborto o posparto.
Coloque la paciente en posición horizontal y tranquilícela cúbrala para evitar enfriamientos. Si no dispone de toallas higiénicas use apósitos o gasas. Controle Signos vitales continuamente. Si esta consciente dele suero oral. No de bebidas alcohólicas. Envíela rápidamente al centro asistencial manteniéndola en posición horizontal.

  Traumatismo de la columna vertebral

La atención a estos pacientes es de gran importancia para impedir daños mayores.

Se supondrá lesión de columna en:

- Traumatismo de cabeza, cara o cuello.
- Caídas desde cierta altura.
- Accidentes automovilísticos.
- Traumatismo en espalda o abdomen.
- Heridas penetrantes en la zona vertebral.

Tratamiento:

. No permitir que el paciente se siente, se ponga de pie, o camine.

. No debe producirse flexión, extensión o rotación, es decir evitar cualquier movimiento de la columna vertebral.

. Si hay lesión cervical:

. Debemos colocarnos a la cabeza de manera que podamos tirar de ésta en la dirección de la columna.
. Situar las manos una a cada lado de la cabeza, de manera que podamos coger la mandíbula y la nuca.
. Practicar una tracción constante en línea con la columna en su posición normal hasta que la cabeza y cuello queden en posición anatómica.
. Aplicar collarin cervical.
. No hiperextender el cuello.
. Fijar al paciente a una tabla.

. Si hay lesiones a nivel lumbar o torácicas tomar precauciones, al movilizarlo; utilizar método alternativo.

. No actuar precipitadamente.

  Fracturas

   Es la pérdida de continuidad o rotura de un hueso.

Clases de fracturas

Tratamiento

Fractura cerrada o simple

Aquella en la que la piel está íntegra.

. Es importante entablillar la fractura antes de transportar al paciente y en la posición en la que se encuentre.
. No manipular ni enderezar las fracturas a menos que presenten tal deformidad que impidan el entablillamiento.
. Quitar o aflojar la ropa ceñida, relojes, calzado, etc. ..., antes de entablillar.
. Comprobar la circulación y función neurológica en la mano o pie de la extremidad afectada antes y después de entablillar o aplicar tracción.
. Estar atentos a la posible aparición de shock.
. Un esguince grave no se distingue de una fractura cerrada, y por lo tanto deberemos tratarla como fractura.
. No introducir en la herida los extremos del hueso, en caso de que fuera necesario haremos primero un lavado con antiséptico en el hueso y en la herida.
. Antes de entablillar debemos aplicar un vendaje esterilizado voluminoso y acolchar la periferia de la herida.
. Entablillar en posición angulada (evitar la presión directa sobre los extremos del hueso).

Fractura abierta o compleja

Aquella en la que la piel ha perdido su solución de continuidad.

 

Luxación

Es una separación total o parcial de las superficies de una articulación, pueden ser abiertas o cerradas.

 

Esguince

Es un estiramiento de fibras o ligamentos por una tensión anormal.

 

Entablillado

Consideraciones generales:

- Para que el entablillado de una fractura sea eficaz, es preciso inmovilizar la articulación que se halla por encima de la fractura y la que se halla por debajo.

- Para que el entablillado de una luxación sea eficaz es preciso inmovilizar los huesos que se hallan por encima y por debajo de la articulación.

- Debe cuidarse de no obstaculizar la circulación.

- Los entablillados rígidos, deben de acolcharse para evitar las lesiones por presión.

- Las férulas son eficaces en entablillados por debajo del codo o por debajo de la rodilla. (Férulas neumáticas).

- Las férulas neumáticas deben hincharse hasta un grado tal que permita dejar señales en su superficie mediante la presión de la punta de los dedos.

- En cualquier entablillado deben dejarse al descubierto o visibles los dedos de la extremidad afectada para comprobar periódicamente la buena circulación, y la función neurológica. (Debe mirarse cada 15 - 30 minutos).

Manera de improvisar férulas para inmovilizar miembros fracturados

. Se utilizarán férulas o entablillados que, según las circunstancias, se construirán con tablillas estrechas, ramas de árbol, mangos de instrumentos, planchas o trozos de cartón ondulados, etc. Estas férulas deberán ser: Fuuertes; Suficientemente las: es decir, su longitud será mayor que la comprendida entre las dos articulaciones que limitan la fractura; Almohadilladas especialmente en sus extremos.
. Nunca se intentará "reducir" la fractura y corregir la deformación que presente el miembro fracturado.
. Las férulas se fijarán fuertemente por medio de ataduras que no se colocarán nunca a nivel de la fractura, y cuyos nudos se apoyarán sobre la férula situada en la parte externa.
. Todas estas maniobras se practicarán sin mover el miembro lesionado.


Férula improvisada con tablillas y un paño

Manera de improvisar férulas para inmovilizar miembro inferior

. Pasar las ataduras o cuerdas por debajo del miembro, aprovechando los espacios libres, especialmente a nivel del tobillo y de la rodilla, separando a su vez la pierna sana para facilitar las maniobras.
. Colocar las férulas, bien almohadilladas, a ambos lados del miembro.
. Atar las ligaduras o cuerdas, primeramente no muy fuertes; las ataduras de los extremos darán una vuelta a cada férula antes de ser apretadas, para evitar que se deslicen.
. Completar el ammohadillado especialmente a nivel de los espacios que crea la deformación.
. Desatar o cortar el calzado y colocar el pie, si no está lesionado, con mucho cuidado, an ángulo recto con relación a la pierna y no en vertical con relación al suelo, pues la fractura se desplazaría; manteniendo la posición del pie por medio de un lazo en "8", que a su vez pasa sobre las férulas.
. Proceder a la fijación definitiva de las ataduras cuyos nudos se apoyarán sobre la férula externa. Esta fijación debe ser lo suficientemente fuerte para que las férulas no se desplacen, pero no en exceso (el pie no debe estar ni frío ni amoratado).
. El miembro, una vez inmovilizado, puede ser elevado, lo que permitirá colocar un buen almohadillado posterior.


Férula improvisada con una tabla y cartones o mantas


Férula improvisada con una manta y dos palos largos

Manera de improvisar férulas para inmovilizar miembro superior


Férula improvisada con varios periódicos (mas de veinte hojas)

  Partos y abortos

El parto es un hecho fisiológico que requiere ciertos cuidados y atenciones, pues se pueden presentar en cualquier momento y sin ningún síntoma previo que advierta la proximidad del mismo.

Parto a término

Es aquel que se produce cuando el feto ha llegado a la plena madurez, tras nueve meses de gestación.

Parto prematuro

Es el que se desencadena a partir de los seis meses de gestación, cuando el feto, si bien no ha llegado a la madurez total, ya está en condiciones de sobrevivir separado de la madre. Cuanto mayor haya sido el tiempo de gestación, más maduro está el niño, más defensas tiene y, por tanto, más probabilidades de sobrevivir.
Se entiende por aborto cuando la expulsión del feto tiene lugar antes de los seis meses de gestación; es decir, cuando el feto no está en condiciones de vivir separado de la madre.
Las fuertes excitaciones nerviosas producidas por el pánico, los golpes violentos en el vientre, el traqueteo producido por el transporte en coche o moto, la ingestión de ciertos alimentos o bebidas tóxicas o excitantes pueden en ocasiones provocar el parto prematuramente.

Cómo actuar antes del parto

Cuando nos encontramos con una mujer en trance de parir, si hay posibilidad de trasladarla (teniendo en cuenta el tiempo y los medios) a un Centro sanitario, se hará procurando la máxima comodidad de la parturienta. En el caso de que el traslado no sea posible, la mejor solución es esperar a que llegue la ayuda de un médico o comadrona, o bien esperar a que el parto se produzca por sí solo.
Mientras tanto, iremos preparando todo lo necesario para cuando se produzca el parto. En primer lugar, una cinta para ligar el condón umbilical. Normalmente se emplea un cordoncillo trenzado de seda estéril; como lo más probable es que no lo tengamos a mano, buscaremos una cuerda, cinta o hilo lo más elástico posible y que sea relativamente grueso, pues si empleamos un hilo muy fino existe el peligro de que al apretar corte el cordón umbilical. Esta cinta deberá esterilizarse en alcohol o en agua hirviendo, si es posible.
Buscaremos también unas tijeras, que servirán para cortar el cordón umbilical, y que también serán esterizadas en alcohol.
Hay que preparar también paños, toallas y compresas para:

Cómo actuar durante el parto

La parturienta está acostada y con las piernas cruzadas.Sentirá dolores intermitentes de mayor o menor intensidad, que serán cada vez más frecuentes. Llegará un momento en que sentirá la misma sensación que cuando tiene necesidad de defecar, acompañada de una necesidad imperiosa de apretar, de hacer esfuerzos. Llegado este momento se le permitirá separar las piernas, con las rodillas dobladas, los talones junto a las nalgas y las rodillas separadas lo más posible; bajo las nalgas y extendida hacia delante pondremos una toalla. Continuarán los dolores con intervalos cada vez más cortos y también las ganas de apretar; en este instante le ordenaremos que respire profundamente para evitar que apriete y gaste sus esfuerzos inútilmente. Los dolores intermitentes no son más que las contracciones de la matriz con objeto de expulsar su contenido.
En un momento dado, y coincidiendo con los dolores, podremos ver asomada por la vulva la cabeza del niño, que desaparecerá en cuanto cese el dolor. Pasado un cierto tiempo observaremos que la cabeza ya no desaparece al cesar las contracciones de la matriz, o sea, en el intervalo de los dolores. Este es el momento en que la parturienta tiene que colaborar.
Durante los intervalos de las contracciones deberá estar relajada y respirando profundamente. Cuando empiece un dolor deberá aspirar profundamente y, conteniendo la respiración, apretar todo lo que pueda coincidiendo con el momento de dolor más intenso; en cuanto se pase la máxima intensidad del dolor, debe expulsar el aire y relajarse nuevamente, a fin de no agotar prematuramente sus fuerzas. Es muy conveniente que se pueda agarrar con las manos a los barrotes de la cama: si no tenemos cama, procuraremos improvisar un asidero firme detrás de su cabeza.
Pasado un cierto tiempo y coincidiendo con un dolor saldrá la cabeza entera del niño. En este momento es cuando por primera vez podremos intervenir manualmente, y se ordenará a la mujer que deje de apretar durante los dolores. Con las manos bien lavadas en alcohol, cogeremos la cabeza del niño, comprobaremos que el cordón umbilical no está arrollado al cuello, porque si lo está, tendremos que deshacer la lazada, a fin de que quede libre, y con sumo cuidado, SIN HACER FUERZA, trataremos de ayudarle a salir; encontraremos una cierta resistencia; para vencerla, con gran suavidad, llevaremos la cabeza hacia abajo, a fin de que el hombro superior se deslice por debajo del pubis, lo cual se nota sin necesidad de tirar; el niño sale un poco más, ya que desaparece la resistencia que ofrecía a salir. En este momento, y sin tirar ni hacer fuerza, doblaremos la cabeza hacia arriba todo lo que se pueda y el niño saldrá solo, sin necesidad de tirar.
Ya tenemos al niño fuera de la madre; pero está unido por el cordón umbilical a la placenta, que todavía está dentro de la matriz y que tardará bastante tiempo en salir.
Si disponemos de dos pinzas de seguridad, procederemos a pinzar el cordón a unos lO y 12 centimetros del vientre del niño, y una vez comprobado que están firmes y no se van a soltar cortaremos el cordón por en medio de las dos, procediendo después a ligar el cordón del niño.
Si no tenemos pinza, con el cordoncillo procederemos a hacer una doble ligadura del cordón, una a unos 8 ó l0 cm del vientre del niño y otra ligadura dos centimetros más alejada; una vez que hayamos comprobado que las ligaduras están firmes, cortaremos por en medio de ambas.
Una vez separado el niño de la madre es necesario que respire normalmente, pues algunas veces tiene mucosidades o líquido que le impiden respirar. La mejor señal de su vitalidad y de que puede respirar sin dificultades es que llore con fuerza. Si el niño al nacer no llora y vemos que se congestiona o se pone muy pálido, debemos inmediatamente proceder a estimularle los centros respiratorios.
Un buen sistema es cogerlo fuertemente por los pies (con un paño, a fin de que no se escurra debido a la capa de grasa que lo envuelve) y, manteniéndole en alto con la cabeza hacia abajo, frotarle la espalda con energía y dándole cachetes en las nalgas y espalda; de esta forma provocaremos el llanto y, debido a que tiene la cabeza baja, favoreceremos la expulsión de las mucosidades y líquido que pueda tener en sus vías respiratorias. Si a pesar de todo no respira normalmente, se hará la respiración artificial por el método boca a boca, limpiándole previamente las fauces con un dedo envuelto en un pañuelo. Una vez que ya llore con fuerza, acabaremos de ligar el cordón umbilical, doblándolo por la mitad y haciendo una nueva lazada a un centímetro del vientre, lazada que a su vez coge el extremo más alejado.
Lo normal, cuando la asistencia al parto la efectúa un socorrista, es que los medios con que se cuenta sean escasos o nulos; por ello, no debemos bañar ni limpiar al niño de la capa de grasa que lo envuelve, aunque dispongamos de agua y jabón abundantes, ya que esta capa de grasa le protege de las inclemencias del medio ambiente.
Si disponemos de una gasa estéril, cubriremos el cordón umbilical con ella y la sujetaremos con una venda a modo de faja; después le envolveremos en el paño de tela fina que ya tenemos preparado, para terminar cubriéndole con una toalla y manta, a fin de que no se enfríe.
En tanto nos ocupamos del niño, lo más probable es que la madre ya se haya repuesto y sienta las contracciones del alumbramiento (el alumbramiento es la expulsión de la placenta).
El alumbramiento tiene que ser espontáneo; en ningún caso se debe tirar del cordón a fin de querer facilitar la salida de la placenta; el tirar del cordón puede dar lugar a graves complicaciones. Si la placenta no sale, nos limitaremos a esperar otra vez.
Esperaremos hasta una hora, pasada la cual podemos dar un ligero masaje en el bajo vientre de la madre; el masaje suave y continuado excitará la matriz y se producirá el alumbramiento, saliendo por la vulva la placenta.
Juntamente con la placenta saldrá una cantidad regular de sangre. La placenta se retirara y procederemos a limpiar a la madre. Lo más práctico es emplear un recipiente que haga caer el agua (a poder ser templada) sobre las partes que queremos lavar, frotando suavemente con una torunda de gasa. En ningún caso se intentará limpiar la vagina, ya que podemos provocar infecciones; nos limitaremos a limpiar la piel exterior.
Una vez aseada la madre, se le coloca una compresa limpia o paño entre los muslos, debiendo estirar y cruzar las piernas, a fin de que no se desplace la compresa y evitar en lo posible la salida de sangre y líquido. La madre debe reposar varias horas en las mejores condiciones que permitan las circunstancias.
Lo más dificil en la asistencia al parto, incluso para los profesionales, es saber esperar. El parto es un hecho fisiológico que normalmente evoluciona solo; por ello cualquier maniobra que se haga para ayudar a la parturienta puede ser contraproducente; hay que tener conocimientos muy sólidos de Tocología para poder intervenir en un parto con éxito.

Cómo actuar ante un aborto

En comparación con el parto, el aborto tiene facetas que simplifican nuestra actuación y otras que la complican. Dado el tamaño del feto, no existe problema para su expulsión, ya que aun teniendo seis meses es lo suficientemente pequeño para salir sin dificultades. En las gestaciones de tres meses o menos, el feto es tan pequeño que puede ser expulsado entre cuajarones de sangre, pasando inadvertido a los que asisten al aborto.
Otra razón que simplifica nuestra actuación es que no tenemos que preocuparnos de la supervivencia del feto, ya que sabemos nace muerto o muere en cuanto se separe de la madre, puesto que carece de condiciones para sobrevivir.
La mayor dificultad que encontramos, en comparación con la asistencia al parto, es que el aborto es lento; se manifiesta, generalmente, sólo por hemorragias y dolores esporádicos no reglados, no teniendo un curso definido; puede durar días y semanas; entonces se denomina aborto incompleto.
En esta situación nada puede hacer el socorrista; solamente acondicionar a la gestante lo más cómodamente posible, en reposo absoluto y en espera de que se le pueda trasladar a un centro sanitario o que llegue algún facultativo.
En algunas ocasiones el aborto se desarrolla sin complicación alguna; esto es, que sale el feto y luego la placenta completa en poco tiempo; a veces sale todo junto. Cuanto más avanzada sea la gestación, más probabilidades tenemos de que su evolución sea sin complicaciones; por el contrario, los abortos de tres meses suelen ser casi siempre complicados.
Cuando salga el feto es preciso siempre ligar el cordón umbilical como ya se ha dicho en el parto y separarlo de la madre, debiendo tener mucho cuidado de que no se suelte la ligadura del extremo que queda unido a la placenta, ya que ello facilitará grandemente el desprendimiento de la misma y, por ello, su salida.

Incidencias

Parto de nalgas

En ocasiones puede suceder que en vez de aparecer la cabeza del niño aparezcan las nalgas. Nuestro comportamiento será igual que el parto de vértice, esto es, cuando sale primero la cabeza, con la única diferencia de que nos abstendremos de tirar del feto, a fin de facilitar la salida de la cabeza. Esta precaución es fundamental.

Hemorragias

Es raro que antes del parto se presente una hemorragia; pero cuando se presenta, generalmente se reduce a medida que avanza, ya que el propio niño sirve de tapón.
Inmediatamente después de salir el niño, normalmente sale una pequeña cantidad de sangre mezclada con gran cantidad de liquido amniótico; esto hay que tenerlo muy en cuenta, ya que el volumen total del líquido sanguinolento puede alarmar al socorrista si no tiene en cuenta que la mayoria es líquido amniótico.
Después del parto es cuando las hemorragias son más frecuentes y peligrosas. Al desprenderse la placenta hay una pequeña hemorragia que es normal: ésta debe de cesar inmediatamente después de expulsarse la placenta.
Al producirse el alumbramiento (expulsión de la placenta) debemos comprobar inmediatamente si ha salido completa: para lo cual, cogiéndola con ambas manos por la cara donde está el cordón umbilical, revisaremos cuidadosamente la cara opuesta, incluso quitando los coágulos de sangre que pueda haber, para comprobar que no falta ningún trozo.
Después del alumbramiento comprobaremos que ya no sangra, y, en tanto aseamos a la madre, debemos seguir atentos a la posible hemorragia; una vez acondicionada y en reposo se comprobará cada veinte minutos si se produce o no hemorragia. Hay que tener en cuenta que normalmente las compresas estarán manchadas de líquido sanguinolento, lo cual no debe alarmarnos, por ser normal. En caso de que se compruebe que sale sangre más o menos abundantemente, procederemos a excitar la matriz mediante un suave masaje en el bajo vientre. Es muy fácil de palpar a través de la pared abdominal flácida, un bulto del tamaño de una naranja grande; pues bien, ésta es la matriz, que debe estar dura y tensa. En tanto esté dura, no habrá hemorragia: en cuanto se ablande, empezará a sangrar. Nuestra misión consiste en mantenerla dura por medio del masaje, a fin de evitar la hemorragia.


  Náufragos

La patología que van a presentar va a venir marcada a consecuencia de la hipotermia y el ahogamiento.

La hipotermia es la disminución de la temperatura corporal por debajo de los 36.5 - 37ºC. debida a la exposición prolongada al frío, humedad, o inmersión.

- Retirar la ropa mojada.
- Recalentamiento progresivo (bolsas de agua caliente, fricciones, ...)
- Si está consciente dar líquidos azucarados.
- No dejarle que se duerma.

El ahogamiento es la muerte por asfixia debida a la entrada de agua en los pulmones.

Las medidas a tomar en estos casos son:

- Inmediata reanimación cardio-pulmonar.
- Aplicar oxígeno al 100%.
- Evacuar rápidamente.


Normas resumen de primeros auxilios 

NORMAS RESUMEN DE PRIMEROS AUXILIOS

     Este apartado pretende resumir de una forma clara y sencilla los primeros auxilios que una persona puede prestar a un accidentado. En él se describe lo que hay y lo que no hay que hacer en una serie de supuestos, desde los accidentes domésticos más comunes hasta otros de mayor gravedad y trascendencia.

EN CASO DE ACCIDENTE GRAVE

 

QUE HE DE HACER:
- Evitar el pánico alrededor del accidentado. Pedir ayuda. - Si ha habido corte de respiración, procurar recobrarla. Introducir el dedo en la boca por si la lengua, o algún objeto, impide la respiración.
- En caso de hemorragia, tapar la herida rápidamente. Si es pequeña, presionando con el dedo será suficiente. - Despejar el lugar apartando los objetos que entorpezcan. Si se encuentra atrapado empezar por dejar libre la cabeza y el cuerpo.
- Para trasladarlo, debe ser inmovilizado, sujetando las piernas y los brazos al cuerpo, y ayudándose, si es preciso, de algo rígido, con el fin de conseguir una sola pieza.

QUE NO HE DE HACER:
- Perder la serenidad. Mover el cuerpo o el cuello de la vísctima. Darle cualquier clase de alimento o bebida.

EN CASO DE AGOTAMIENTO

CUALES SON LOS SÍNTOMAS:
- Fuerte sensación de cansancio.
- Apatía. En casos extremos, aparición de vértigo, angustia, malestar, vómitos, visión borrosa, temperatura corporal baja y pulso débil.

QUE HE DE HACER:
- Ponerle en Reposo bien abrigado, bebidas calientes (nunca alcohólicas).

EN CASO DE AHOGO
 

QUE HE DE HACER:
- Intentar reanimar a la víctima con la respiración boca a boca.
- Una vez recuperada la respiración, colocar de costado por si se producen vómitos.
- Aplicar masaje al corazón en caso de parada. Continuar la reanimación hasta dejar al accidentado en manos del médico.

QUE NO HE DE HACER:
- Intentar que expulse el agua antes de reestablecer la respiración.

EN CASO DE AMPOLLAS

CUALES SON LOS SÍNTOMAS:
- Piel enrojecida y ampollas.
- Incapacidad para andar cuando son importantes.

QUE HE DE HACER:
- Mantener limpia lo zona afectada. Si es posible, no pincharlas y evitar que se rompan con esparadrapo directamente sobre ellas. Si se rompen aplicar un antiséptico y cubrirlas con un apósito estéril. Tratarlas como una herida.
- Si son grandes atravesarlas con una aguja dejando un hilo empapado en antiséptico.

EN CASO DE ATAQUE EPILÉCTICO

CUALES SON LOS SÍNTOMAS:
- Desmayo acompañado de convulsiones violentas y movimientos burscos.

QUE HE DE HACER:
- Dejar al paciente donde esté, mejor acostado. Intentar colocar un objeto cduro entre sus dientes (bolígrafo, etc.) con tal de evitar que se muerda la lengua, Desabrochar la ropa (cuello, camisa, cinturón, etc.)
- Apartarlo de los objetos que le puedan hacer daño.
- Avisar al médico. Aunque el ataque no sea grave, debe ser avisado.

QUE NO HE DE HACER:
- Perder la calma. Sujetarlo si tiene movimientos convulsivos. Trasladarlo en pleno ataque, darle bebidas. Respiración artificial.

EN CASO DE CALAMBRES Y AGUJETAS

CUALES SON LOS SÍNTOMAS:
- Dolorosas contracturas musculares involuntarias.
- Dolor muscular en determinadas zonas, en forma de pinchazos al hacer cualquier esfuerzo.

QUE HE DE HACER:
- Reposo, azúcar y bicarbonato sódico.
- Si son intensos: calmantes y analgésicos.

EN CASO DE CONGELACIÓN
 

QUE HE DE HACER:
- Sumergir la parte afectada en agua tibia.
- Protegerla con vendas o ropa limpia.
- Combatir el dolor con calmantes.

QUE NO HE DE HACER:
- Frotar la zona afectada, y menos con nieve.
- Reventar las ampollas que han podido producirse.
- Tratar de reanimar acercando fuego, por el peligro que supone la falta de sensibilidad.

EN CASO DE CONTUSIONES

CUALES SON LOS SÍNTOMAS:
- Dolor. Amoratamiento de la zona.
- Hematoma. Si es muy intenso, puede aparecer necrosis.

QUE HE DE HACER:
- Aplicar frío sobre la zona.
- Reposo de la zona afectada.
- Analgésicos y antiflamatorios.
- Compresión suave.

QUE NO HE DE HACER:
- No aplicar calor.
- No friccionar.

EN CASO DE CORTE DE DIGESTIÓN POR CONTACTO CON EL AGUA

SÍNTOMAS:
- Pérdida de conocimiento y paro cardiaco.

QUE HE DE HACER:
- Si no respirase, reanimarlo con el boca a boca.
- Aplicar masajes al corazón en caso de paro cardiaco. Continuar la reanimación del accidentado, hasta que llegue el auxilio médico, que debe procurarse con urgencia.

QUE NO HE DE HACER:
- Comidas abundantes. Bañarse en plena digestión o en aguas muy frías.

EN CASO DE ELECTROCUTACIÓN
 

QUE HE DE HACER:
- Lo primero cortar la corriente. Si no es posible, apartar al accidentado usando objetos aislantes (goma o madera).
- Si se para la respiración, practicar el boca a boca hasta la llegada del médico.
- Si se para el corazón, practicar masajes en el pecho.

QUE NO HE DE HACER:
- No coger al accidentado pasándole los brazos por debajo de las axilas, que al estar sudadas son un medio de conducción eléctrica.

EN CASO DE ENVENENAMIENTO POR ASPIRINAS

SÍNTOMAS:
- Dolor de estómago. Sofocos y vómitos. Hemorragias en la boca o en la garganta. Pulso acelerado. Mucho sudor. Cara amoratada. Delirio e inconsciencia.

QUE HE DE HACER:
- Trasladario urgente a un centro hospitalario. Mientras tanto provocar vómitos.

QUE NO HE DE HACER:
- Tomar bicarbonato.

EN CASO DE ENVENENAMIENTO POR BARBITÚRICOS
 

QUE HE DE HACER:
- Provocar el vómito.
- Beber unos 30 gramos de carbón vegetal mezclado con agua. O agua con bicarbonato.
- Trasladar urgentemente al paciente a un centro hospitalario.
- Es importante recordar la clase y cantidad de producto que ha motivado el envenenamiento.

EN CASO DE ENVENENAMIENTO POR SETAS
 

QUE HE DE HACER:
- Intentar provocar vómitos con aceite de ricino.
- Traslado urgente a un centro hospitalario

EN CASO DE ERUPCIONES EN LA PIEL

SÍNTOMAS:
- Picor insistente. Aparición súbita de eritemas o habones.

QUE HE DE HACER:
- Pensar qué lo ha producido y evitar el contacto.
- Vigilar posibles consecuencias (fiebre, tos, dificultades respiratorias, etc.
- Avisar al médico si llegan a presentarse.

QUE NO HE DE HACER:
- Rascarse. Aplicar remedios caseros.

EN CASO DE ESGUINCES

SÍNTOMAS:
- Dolor, hinchazón e incapacidad funcional.

QUE HE DE HACER:
- Inmovilizar adecuadamente.
- Administrar antiinflamatorios y, si el dolor es fuerte, analgésicos.
- Aplicar frío sobre la zona afectada.

EN CASO DE FRACTURAS
 

QUE HE DE HACER:
- Inmovilizar la extremidad fracturada atándola con una madera, paraguas, un bastón, etc.
- Si hay herida, aplicar una compresa limpia.

QUE NO HE DE HACER:
- No mover nunca el miembro fracturado. No vendar, ni atar con fuerza.
- Procurar limpiar las heridas.

EN CASO DE GOLPE DE CALOR

SÍNTOMAS:
- Sofoco y acaloramiento.
- Malestar general, mareos, agitación.
- Sed y, en ocasiones, pérdida del conocimiento.

QUE HE DE HACER:
- Despojar de la ropa excesiva, especialmente, la no transpirable.
- Reposo en la sombra.
- Aplicar paños fríos.
- Si el enfermo está consciente, darle bebida fresca (no alcohólica) que contenga sales.

EN CASO DE GRAVE ACCIDENTE
 

QUE HE DE HACER:
- Evitar el pánico alrededor del accidentado. Pedir ayuda.
- Si ha habido corte de respiración, procuar recobrarla. Introducir el dedo en la boca por si la lengua, o algún objeto, impide la respiración.
- En caso de hemorragia, tapar la herida rápidamente. Si es pequeña, presionando con el dedo será suficiente.
- Despejar el lugar apartando los objetos que entorpezcan. Si se encuentra atrapado empezar por dejar libre la cabeza y el cuerpo.
- Para trasladarlo, debe ser inmobilizado, sujetando las piernas y los brazos al cuerpo, y ayudándose, si es preciso, de algo rígido, con el fin de conseguir una sola pieza.

QUE NO HE DE HACER:
- Perder la serenidad. Mover el cuerpo o el cuello de la víctima. Darle cualquier clase de alimento o bebida.

EN CASO DE HEMORRAGIA NASAL
 

QUE HE DE HACER:
- Introducir por el orificio que sangra un trozo de gasa o algodón en forma de pelotita, si es posible empapado en agua oxigenada diluida.
- Tener al paciente boca arriba.
- Apretar suavemente la parte externa de la nariz, durante unos cinco o diez minutos.
- Tranquilizar al paciente y limpiarle la cara.
- Si la hemorragia no cede, renovar el tapón, manteniendo la presión externa y acudir al médico.

EN CASO DE HERIDAS:
 

QUE HE DE HACER:
- Lavar la herida con agua y jabón, agua oxigenada y limpiar de cuerpos extraños.
- Aplicar un antiséptico no cáustico (evitar yodo y alcohol).
- Cubrir la herida con una gasa o pañuelo limpio, presionando suavemente. Caso de sangrar, aplicar una ligera presión con el vendaje.
- Acudir a un centro médico.

QUE NO HE DE HACER:
- Colocar pomadas, polvos, algodón y otros medicamentos.

EN CASO DE HERIDAS EN EL OJO
 

QUE HE DE HACER:
- Vendar el ojo
- Visitar con urgencia un centro oftalmológico.

QUE NO HE DE HACER:
- Rascarlo.
- Presionarlo.

EN CASO DE INFARTO

CUALES SON LOS SÍNTOMAS:
- Dolor fuerte y repentino en el pecho. Sudores, palidez y mareos

QUE HE DE HACER:
- Desabrochar la camisa y el cinturón.
- Avisar a una ambulancia que le traslade a un hospital.
- Si se presentan problemas respiratorios, practicar el boca a boca. Y en caso de vómitos inclinar la cabeza del enfermo hacia un lado.

QUE NO HE DE HACER:
- Dejarlo levantar, ni tomar ninguna clase de bebidas.

EN CASO DE INSOLACIÓN

SÍNTOMAS:
- Dolor de cabeza.
- Piel seca y caliente. Temperatura corporal elevada.
- Respiración lenta. Pulso acelerado. Vérgito. Convulsiones, delirio y coma. Fiebre.

QUE HE DE HACER:
- Colocar paños húmedos y fríos en la frente.
- Si hay fiebre, paños fríos en todo el cuerpo.
- Masajes a las extremidades.
- Beber agua fresca abundante.

EN CASO DE INTOXICACIÓN AGUDA POR ALCOHOL
 

QUE HE DE HACER:
- Provocar el vómito.
- Acostarlo, colocando el cuerpo en una cama, encima de almohadas, fresco y ventilado.
- Suministrarle un vaso de agua con magnesia y una o dos tazas de café o té, bien cargados.
- Avisar al médico si pierde el conocimiento.

QUE NO HE DE HACER:
- Darle leche u otros alimentos grasos.

EN CASO DE INTOXICACIÓN POR GAS

SÍNTOMAS:
- Confusión mental o inconsciencia.

QUE HE DE HACER:
- Sacarlo a respirar aire puro.
- Si fallase la respiración hacer la boca a boca.
- Acostarle de lado para facilitarle los vómitos.
- Avisar rápidamente al médico, para que se le pueda aplicar oxígeno.

EN CASO DE INTOXICACIÓN POR LEJÍA O SOSA CAÚSTICA
 

QUE HE DE HACER:
- Gárgaras con agua fresca, y hacerle beber toda la que quiera.
- Beber toda la leche que quiera, unas cucharadas de aceite o un par de huevos.
- Acudir a un centro médico.

QUE NO HE DE HACER:
- Provocar el vómito. Intentar neutralizarlo con ácidos fuertes.

EN CASO DE INTOXICACIÓN POR SALFUMÁN:
 

QUE HE DE HACER:
- Acostar a la víctima con la cabeza bien levantada encima de almohadas.
- Hacer gárgaras con agua fresca, y hacerle beber toda la que quiera. Darle leche: 5 vasos; aceite 4 ó 5 cucharadas; huevos, un par.
- Acudir lo más rápidamente posible a un centro hospitalario

QUE NO HE DE HACER:
- Provocar el vómito. Darle amoníaco o similares.

EN CASO DE INTOXICACIÓN POR:
GASOLINA, FUEL, QUITAMANCHAS, DESODORANTE, LIMPIA CRISTALES, INSECTICIDAS, ENCERADORES, LIMPIAMETALES, NAFTALINA O CUALQUIER DERIVADO DEL PETROLEO
 

QUE HE DE HACER:
- Incorporar a la víctima en una silla. Despojarle de la ropa mojada por el tóxico.
- Abrigarla bien para evitar el enfriamiento. Darle una cucharada de parafina o un vaso de agua con un poco de magnesia.
- Traslado urgente a un centro hospitalario

QUE NO HE DE HACER:
- Provocar el vómito. Darle alcohol, leche o aceite.

EN CASO DE LESIÓN EN EL OJO PRODUCIDA POR PRODUCTOS QUÍMICOS
 

QUE HE DE HACER:
- Lavar el ojo con agua abundante bajo el chorro del grifo.
- Aplicar al ojo un colirio antibiótico. Visitar un centro oftalmológico.

EN CASO DE LUXACIONES

SÍNTOMAS:
- Dolor e hinchazón.
- Deformación de la articulación afectada.
- Imposibilidad para realizar movimientos normales.

QUE HE DE HACER:
- Evitar todo movimiento.
- Inmovilizar de forma adecuada.
- Evacuar rápidamente a un hospital.

EN CASO DE MORDEDURA DE ANIMAL DOMÉSTICO
 

QUE HE DE HACER:
- Limpiar la herida con agua y jabón.
- Controlar la hemorragia con una venda limpia.
- Conseguir la identificación del animal (dueño, vacunas, etc.).
- Consular al médico.

EN CASO DE PICADURA DE INSECTOS
 

QUE HE DE HACER EN CASOS LEVES:
- De abeja. Poner amoníaco en la picadura. Intentar sacar el aguijón, evitando presionarlo
- De avispa. Poner en la picadura bicarbonato sódico o azulete.
- De hormiga. Poner vinagre o zumo de limón en la picadura.

QUE HE DE HACER EN CASOS GRAVES:
- Cuando hay un colapso (desvanecimiento) o cuando la picadura ha sido en la lengua o interior de la boca. Recurrir urgentemente al médico.

EN CASO DE PICADURA EN EL MAR

SÍNTOMAS:
- Dolor, picor, enrojecimiento y pequeño abultamiento.

QUE HE DE HACER:
- Sacar la espina o aguijón -si lo hay- y es fácil.
- Aplicar a la picadura pomada con cortisona, o si no, amoníaco rebajado con agua. También un poco de barro -como último recurso puede ser útil.
- Si el dolor es muy fuerte, se puede suministrar un calmante, mientras se acude al centro hospitalario más próximo.

EN CASO DE QUEMADURAS GRAVES
 

QUE HE DE HACER:
- Apagar las llamas con lo que se tenga a mano: agua, mantas, tierra, ...
- Lavar la zona afectada con agua fresca durante dos o tres minutos.
- Taparla bien con trapo limpio.
- Trasladar al paciente con urgencia a un centro hospitalario.

QUE NO HE DE HACER:
- Sacar la ropa (se dañaría la piel). Lavar la quemadura con otra cosa que no sea agua.
- Aplicar pomadas de cualquier clase. Tardar en llevar al accidentado al médico.

EN CASO DE QUEMADURAS LEVES
 

QUE HE DE HACER:
- Enfriar la quemadura con compresas empapadas de alcohol y también de agua.
- Cubrir la quemadura con pomada córtico-antibiótica y una venda limpia.
- Administrar analgésicos (tipo cibalgina o nolotil). Consultar a un médico.

QUE NO HE DE HACER:
- Arrancar la piel de las ampollas. Usar como remedio aceite de los utilizados para tomar el Sol.
- Importante: Cualquier quemadura superior a la palma de la mano debe ser tratada automáticamente por un médico.

EN CASO DE QUEMADURAS SOLARES

SÍNTOMAS:
- Dolor y escozor.
- Enrojecimiento (primer grado).
- Formación de ampollas (segundo grado).

QUE HE DE HACER:
- Paños fríos y crema para quemaduras.
- En caso de quemaduras de segundo grado, cubrir las ampollas con una grasa esteril.

QUE NO HE DE HACER:
- Nunca pinchar las ampollas.

EN CASO DE QUE SE INTRODUZCA ALGUN OBJETO EN EL OJO
 

QUE HE DE HACER:
- Lavarlo con agua abundante. Visitar un centro oftalmológico.

QUE NO HE DE HACER:
- Rascarlo

EN CASO DE QUE UN NIÑO SE ATRAGANTE
 

QUE HE DE HACER SI ES UN NIÑO PEQUEÑO:
- Cogerlo por los pies y cabeza abajo, darle palmadas suavemente en la espalda.
- Si así no se consigue extraer el cuerpo extraño, trasladarlo inmediatamente a un centro hospitalario.

QUE HE DE HACER SI ES UN NIÑO MAYOR:
- Trasladarlo directamente a los Servicios de Urgencia de un centro hospitalario.

EN CASO DE TORCEDURA
 

QUE HE DE HACER:
- Sujetar el miembro lesionado y mantenerlo en suspensión.
- Colocar encima de la lesión hielo o agua fría.
- Avisar al médico para hacerle radiografías.

QUE NO HE DE HACER:
- Poner vendas encima de la lesión y menos apretando.
- Poner trapos calientes, ni agua caliente.

EN CASO DE URTICARIA (ERUPCIONES EN LA PIEL)

SÍNTOMAS:
- Picor insistente.
- Aparición súbita de eritemas o habones.

QUE HE DE HACER:
- Pensar qu´we lo ha producido y evitar el contacto.
- Vigilar posibles consecuiencias - fiebre, tos, dificultades respiratorias, etc. - y avisar al médico si llegan a presentarse.

QUE NO HE DE HACER:
- Rascarse. Aplicar remedios caseros.

arriba

  Red Radio de Emergencia - R E M E R -

DGPCE